Xavier Basantes

¿El jubilado pierde interés en Ecuador?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 14
Indiferente 2
Sorprendido 8
Contento 13

Portugal, Colombia, Panamá, Malasia o Tailandia impulsan estrategias para atraer a los jubilados, norteamericanos especialmente, para pasar sus días de retiro en esos países y captar más inversiones. Ecuador comienza a perder protagonismo, a pesar de haber estado en el ‘top’ de los ranking de mejores destinos para este segmento en los últimos tres años. Algo está fallando para que eso suceda.

Cuenca, Manta, Bahía de Caráquez, Cotacachi y Salinas se constituyeron en los sitios preferidos por los extranjeros que llegaron a radicarse en el país, a finales de la década pasada. Sin embargo, desde el año anterior, ese ‘boom’ de migrantes ha perdido fuerza. Los jubilados, sobre todo en Cuenca, han comenzado su retirada hacia sus países de origen o a otros destinos y esa realidad ya se siente en la ciudad.

Si bien los aspectos de índole cultural o de alejamiento familiar, además del económico o de buscar nuevas aventuras y experiencias influyen en la decisión del jubilado de irse, desde el Estado se perdió la fuerza con la que se promocionó al país como un destino ideal para este grupo poblacional.

Entre el 2009 y el 2014, Cuenca había recibido 13 reconocimientos internacionales. Stern Magazine, Living, Outside, National Geographic, Lonely Planet, Trip Advisor, CNN Money, Financial Times, entre otros, se refirieron a esta ciudad como un sitio adecuado de residencia para los jubilados extranjeros. Eso contribuyó a desarrollar estrategias y permitió atraer a unos 5 000 extranjeros. En la actualidad, una de las mayores atenciones que tienen las autoridades de la urbe está en el tranvía, cuyos trabajos arrancaron en el 2013 y todavía no hay fecha definitiva para que comience a circular por la urbe.

En Ecuador aún viven miles de extranjeros retirados que decidieron radicarse en el país, por sus atractivos (clima, naturaleza, alimentación, etc.); por lo que no hay que perder la oportunidad de prestar atención a sus inquietudes, con el fin de que sean unos referentes en la atracción de turistas y nuevas inversiones.