Stephen Roach

Normalizar la política monetaria

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6

¡Tres hurras por los bancos centrales! Esta frase puede sonar extraña cuando proviene de alguien como yo, quien desde tiempo atrás ha sido crítico de las autoridades monetarias de todo el mundo. Sin embargo, aplaudo el largamente esperado compromiso que asume la Reserva Federal de EE.UU. con respecto a normalizar su tasa de política y su hoja de balance. Digo lo mismo sobre el Banco de Inglaterra, y sobre el reticente asentimiento del Banco Central Europeo con respecto a ir en la misma dirección. Sin embargo, el riesgo es que estos desplazamientos podrían ser demasiado poco, demasiado tarde.

ticas monetarias no convencionales de los bancos centrales – es decir, las tasas de interés cero y las compras masivas de activos – |se pusieron en marcha en los momentos más profundos de la crisis financiera del período 2008-2009. Fueron operaciones de emergencia, por decir lo menos.

Ya que sus instrumentos de política tradicionales se encontraban casi agotados, las autoridades tuvieron que ser excepcionalmente creativas para hacer frente al colapso de los mercados financieros y a la inminente implosión de la economía real. Los bancos centrales, al parecer, no tuvieron más remedio que optar por masivas inyecciones de liquidez conocidas como “flexibilización cuantitativa”.

Esta estrategia detuvo la caída libre de los mercados. Pero hizo poco para estimular una recuperación económica significativa. Las economías del G7 (Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia) han crecido, en su conjunto, a tan sólo una tasa promedio anual del 1,8% durante el período posterior a la crisis de 2010-2017. Esta tasa está muy lejos del repunte promedio del 3,2% registrado a lo largo de intervalos comparables de ocho años durante las dos recuperaciones de los años ochenta y noventa.

Desafortunadamente, los banqueros centrales malinterpretaron la eficacia de sus acciones de política posteriores al año 2008. Actuaron como si la estrategia que ayudó a poner fin a la crisis pudiera lograr la misma tracción al fomentar un repunte cíclico en la economía real. De hecho, ellos apostaron a duplicar el cóctel de tasas de política cero y expansión de la hoja de balance.

Y, esta fue una apuesta de grandes proporciones. Según el Banco de Pagos Internacionales, las tenencias combinadas de activos de los bancos centrales en las principales economías avanzadas (Estados Unidos, la eurozona y Japón) aumentaron en la suma de $8,3 millones de millones en los últimos nueve años, desde un nivel de $4,6 millones de millones en el año 2008 a $12,9 millones de millones a principios del año 2017.

Sin embargo, esta enorme expansión de la hoja de balance ha tenido poco que mostrar. En el transcurso del mismo período de nueve años, el PIB nominal en estas economías aumentó en apenas $2,1 millones de millones.