Miguel Macías

¿Negligencia médica?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
28 de July de 2011 00:01

Hace pocos días, una bella y hermosa mujer tanto por dentro como por fuera, ingresó a un conocido hospital privado con el objeto de dar a luz a su cuarto bebé.

Su ginecólogo llegó apenas a tiempo para atender el parto de su paciente, quien alumbró una hermosa niña de 52 cm y más de 9 libras, luego de constantes llamadas que éste recibió para que acuda al quirófano.

Para sorpresa de sus familiares, 20 minutos después de dar a luz, su ginecólogo la envió a la habitación que ella había alquilado en ese hospital, cuando lo normal es que se mantenga a la parturienta 2 horas de postoperatorio, en observación; más aún cuando la paciente presentaba un cuadro de anemia, como en este caso.

Tan pronto como ella ingresó a la habitación, a donde su médico nunca acudió para constatar su estado de salud, ella comenzó a sangrar bárbaramente a causa de una atonía uterina (útero no se contrae después del parto y causa una hemorragia), lo que alarmó a su madre quien acudió a la sala de enfermeras para reclamar por la falta de asistencia médica del doctor. En ese momento, una enfermera hablaba por teléfono con el ginecólogo de su hija, quien le dijo que éste se encontraba en su auto; pero, debido a los reclamos de la madre de la paciente, el mismo fue obligado a regresar al hospital.

Ya en el quirófano, el ginecólogo en lugar de sacarle inmediatamente el útero para detener el sangrado (requirió más de 26 pintas de sangre), éste primero lo masajeó y raspó (legrado uterino), horas después sólo le sustrajo parte de él, lo que motivó que su paciente continúe sangrando hasta el punto de fallecer; pues finalmente se le realizó una histerectomía total, pero muy tarde.

Ella dejó en la orfandad a 4 hijitos, incluyendo a su recién nacida, quien nunca conocerá a su madre; y les arrancó parte del alma a sus padres, hijos, hermanos, esposo y demás familiares, quienes lloran desconsolados su partida de este mundo.

Nuestra legislación sanciona la negligencia médica (actuación con omisión o demora injustificada en su obligación profesional), correspondiéndole a la autoridad de salud investigar y sancionar la práctica ilegal, negligencia, impericia e imprudencia de los profesionales de la salud, sin perjuicio de la acción de la justicia ordinaria.

El art. 14 del Código Penal, establece que la infracción es culposa cuando el acontecimiento pudiendo ser previsto pero no querido por el agente, se verifica por causa de negligencia, imprudencia o impericia; el 459, establece que es reo de homicidio inintencional el que ha causado el mal por falta de previsión o de precaución, pero sin intención de atentar contra otro; y, el 460 sanciona con prisión de 3 meses a 2 años a quien inintencionalmente hubiere causado la muerte de otra persona.

Esa bella dama, era mi queridísima hermana Giselle. Paz en su tumba.