Dennis Rodríguez

Ya no habrá una ‘momia’ en La Habana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 1
Indiferente 9
Sorprendido 2
Contento 82

En el bombardeo informativo que ha activado la muerte de Fidel Castro, quizá ha pasado desapercibido un dato nada menor.

Raúl Castro, el heredero político de la dinastía que creó el comandante de la revolución cubana, lo ha dicho de manera expresa. Su hermano deseaba ser cremado, una decisión que se cumplió el 26 de noviembre.

Las cenizas del patriarca del ‘socialismo real’, luego de una gira por 13 de las 15 provincias de la isla, serán conservadas en el camposanto Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba. Esta ciudad es la cuna del proceso revolucionario que lideró el ahora occiso y que su hermano insiste en llevar adelante, al menos hasta febrero del 2018, cuando proyecta salir de la escena política.

¿Cuál es el dato nada menor? Aunque aún no se puede ser tan categórico, se puede señalar que no habrá un Lenin cubano. Tampoco un Ho Chi Minh, un Mao Zedong, un Kim Il-sung o un Kim Jong-il de origen caribeño. Cuba no reproducirá la práctica de regímenes comunistas de embalsamar a sus líderes fallecidos -una de las maneras para extender el culto a la personalidad más allá de la muerte-, como ya lo hicieron en su tiempo la Unión Soviética, Vietnam, China y Corea del Norte. Pero sin lugar a dudas, se asistirá a otras expresiones y formas con el fin de estirar el ‘culto’ al fidelismo.

En La Habana no habrá una ‘momia’, como la de Lenin, que se conserva en el mausoleo de la Plaza Roja de Moscú. En realidad, más que un lugar de ‘culto’ al revolucionario que hizo de la utopía parte de su modelo, se ha vuelto un ‘atractivo’ turístico más de la capital rusa, una ciudad donde impera el ‘capitalismo salvaje’.

Pero ¿por qué Castro lo quiso así? Una interpretación: El legado que deja el último comandante revolucionario a su hermano y a millones de cubanos, que sufren día a día las penurias de ‘resolver’ la vida a como dé lugar o que intentan escapar del ‘paraíso’ comunista en el Caribe, aniquila cualquier idea de levantar un mausoleo o algo parecido. Aunque, con seguridad, hay motivos más fuertes que este…