Miguel Rivadeneira

Militares ‘chiflados’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 116
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 19

La desesperación que tienen por los recursos para cubrir el déficit fiscal, pagar deudas atrasadas a proveedores y contratistas, tapar huecos y poder seguir con el enorme gasto público les llevó el año pasado a meter mano en los recursos del IESS. Eliminaron de un plumazo, sin auditorías, la deuda en salud por USD 1 700 millones, a pesar del reconocimiento del delegado presidencial. Luego, borraron el aporte del Estado del 40% para pensiones jubilares. Hoy merman al seguro social de los militares (Issfa).

El art. 372 de la Constitución señala que los fondos y seguro universal obligatorio serán propios y distintos del Fisco y servirán para cumplir en forma adecuada los fines de su creación y sus funciones y “ninguna institución del Estado podrá intervenir y disponer de sus fondos y reservas ni menoscabar su patrimonio”. No entienden que un seguro social se sostiene con recursos previsionales que garanticen el futuro.

Como el poder impone, dispone al Issfa que pague cerca de USD 40 millones por la venta de predios al Ministerio del Ambiente, que fuera aprobado luego del proceso firmado en notaría y la autorización de un ex Ministro de Defensa y su colega de este Gobierno. Pero hoy se reduce el monto y se obliga a la devolución. Más aún cuando en la sabatina de febrero del 2010 se habló de USD 80 millones. El art. 323 de la Constitución prohíbe toda forma de confiscación, que puede ser contra el Issfa.

Al ambiente nefasto de confrontación y de división de estos nueve años se ha sumado la mofa y la burla contra militares retirados que protestaron pacíficamente por esta decisión y que fueron calificados de chiflados. Este no es el único hecho que provoca a los uniformados, que han demostrado profesionalismo. Existen acusaciones de crímenes de lesa humanidad por su acción contra quienes tomaron las armas y actuaron al margen de la ley. Por ello, el Alto Mando Militar se presentó en la Corte Nacional de Justicia en defensa de la actuación institucional.

El autoritarismo cree que está por sobre la Constitución y el ordenamiento jurídico. Juega con fuego, aunque le importe poco lo que pueda pasar. De los civiles ha abusado demasiado; cree que cambiando de jefes militares y poniendo a identificados con el régimen se arregla el problema. Las FF.AA. nacionales no son las venezolanas, que están al servicio de un desgobierno que ha creado el caos.

Según la ley y sus reglamentos, los comandantes no solo tienen responsabilidades militares sino administrativas y tendrán que responder luego por sus acciones u omisiones.
¿Van a aceptar que se afecte al Issfa? El males­tar no solo existe en los militares retirados sino también en los activos, que ven con preocupación lo que ocurre, y dentro de poco
serán pasivos y pueden tener problemas a futuro con la sostenibilidad de su sistema previsional, pese a que aportan más que los civiles.

mrivadeneira@elcomercio.org