Alberto Molina Flores

México humillado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6

Sí, México ha sido humillado con la fuga del tristemente célebre capo del Cartel de Sinaloa Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. El 11 de junio de 1993 fue capturado por primera vez en Guatemala, extraditado a México y posteriormente trasladado al penal de máxima seguridad en Almoloya de Juárez, Estado de México, ahí permaneció desde su captura, hasta el 22 de noviembre de 1995, cuando fue trasladado a Puente Grande, de donde se fugó la noche del 19 de enero de 2001.

La fuga de este avezado delincuente aparentemente insólita, deja muchísimas interrogantes, la primera que ronda desde que fue detenido luego de estar prófugo por más de trece años; ¿por qué no se le extraditó hacia Estados Unidos cuando se lo capturó en 2014? Uno de los más respetados analistas mexicanos, Raúl Benítez Manáut, sin ambages, señala: “que no se tomó la decisión de extraditarlo porque el Gobierno mexicano buscaba evitar que se revelen las redes de corrupción política que maneja ‘El Chapo’ Guzmán”.

El pasado sábado 11 de julio, ‘El Chapo’ se escapa de la cárcel de “máxima seguridad” Altiplano I, este centro de detención es una prisión federal a 25 kilómetros de Toluca, la capital estatal, y a unos 90 kilómetros de Ciudad de México.

Aquí cabe otra interrogante, las cárceles en las que ha estado detenido ‘El Chapo’, son señaladas como de “máxima seguridad” y la Altiplano I no es la excepción, controlada permanentemente a través de un circuito cerrado; ¿cómo deja de aparecer en las pantallas y los vigilantes no se dan cuenta y no informan inmediatamente?

El túnel no era cualquier obra improvisada que el detenido ha trabajado pacientemente, para luego burlar la vigilancia y escaparse, como la famosa fuga de la prisión de Alcatraz. El túnel por donde logra escapar ‘El Chapo’, es una sofisticada obra de ingeniería; debajo de la ducha se hace un horado de 19 metros de profundidad, por 1,70 m de alto y 80 centímetros de ancho.

Desde allí se construyó el túnel horizontal de 1 kilómetro y medio de largo, que desemboca en un inmueble en construcción rodeado de sembríos de maíz; además, todo ese trayecto contaba con iluminación, ventilación y con un sistema de rieles por donde se movilizaron dos motocicletas adaptadas para ese trabajo.

En esta “sofisticada obra de ingeniería” debe haberse hecho estudios de suelo, empleado artilugios de la más avanzada tecnología, como rayos láser para no fallar y llegar al punto preciso; el empleo de taladros, la evacuación de escombros, etc. Se calcula que todo esto hicieron en más o menos un año, sin embargo durante todo ese tiempo, nadie oyó ni vio nada.

En conclusión, la sociedad mexicana se encuentra con metástasis en todo el cuerpo social, involucrados en la corrupción: autoridades en todos los niveles, políticos, jueces, militares, policías, etc. etc.

¡México merece mejor suerte!