23 de July de 2010 00:00

El memo del Citibank

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Juan Esteban Guarderas

Michael Moore en su magnífico documental acerca de la crisis bursátil de septiembre 2008, ‘Capitalism: A Love Story’, cita un célebre memo secreto que el Citigroup envió el 16 de Octubre de 2005 a sus inversores más acaudalados.

Este documento, que es muy difícil encontrar en Internet - aunque posible-, vale la pena leerlo y poseerlo, como un souvenir de que los valores democráticos no solo están lejos de convencer a todo el mundo, sino que además son despreciados por muchos de los sectores más poderosos.

En él se concluye que EE.UU. y Canadá son plutocracias - sistemas político-económicos en donde la minoría más rica rige sobre el colectivo - y que cuando se trata de negocios hay que actuar según esta perspectiva. A lo largo del documento se emplea un sutil lenguaje morboso que se burla de quienes se escandalizan por las inigualdades y luchan por reducirlas.

“Nosotros proyectamos que las plutonomías (los EE.UU. y Canadá) van a aumentar las inigualdades, al tiempo que aumentan los beneficios de sus economías' La mayoría de las “Inigualdades globales” que siguen preocupando (innecesariamente) a la inteligentsia del mundo, se ven mucho menos amenazantes desde la perspectiva de la plutocracia'El mundo está siendo controlado desde su eje por los musculosos brazos de los empresarios-plutócratas, guste o no. Arreglar estas “inigualdades globales” de las que muchos pundits -exploradores del norte de la India en el siglo XIX- se lamentan, requerirían viajar en el tiempo' Claramente, esto es difícil”.

Según el memo, solo hay un pequeño problema a este bonito escenario. Las masas a pesar de no tener sino una porción mínima de la riqueza, tienen un enorme poder de voto. Los miembros de la masa no votarán en contra de la plutocracia puesto que sueñan algún día ser parte de ella; pero el riesgo existe de que en algún momento ellas decidan requerir un reparto más “igualitario” (en comillas en el memo) de la riqueza.

El pasado jueves los “malos” presagios del Citigroup se volvieron realidad. Obama logró, incluso contra los pronósticos optimistas, que el Senado adopte su reforma financiera. Este ambicioso proyecto es un verdadero terremoto en Wallstreet; se calcula que esta ley necesite de 520 reglamentos para desarrollarla.

He aquí el problema, todavía el espíritu de la reforma debe sobrevivir a las decisiones judiciales, así como los intentos por parte de los “lobbyists” de endulzar los reglamentos y de debilitar las nuevas instituciones competentes. La aprobación de la ley es un paso fundamental, pero falta todavía lo esencial, su aplicación. Ojalá que el gobierno de Obama siga con su pulso firme, para que algún día el contenido del desafortunado memo sea inaceptable, incluso por los más afortunados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)