Jorge G. León Trujillo

Un Manifiesto por Quito y candidatos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
17 de February de 2014 00:02

Hace falta agitar una monótona campaña electoral con pocas propuestas nuevas y sin debate, anclada que está a la continuidad de la campaña presidencial pasada, con su actor principal, que borra a los locales y los presenta en dependientes, devaluando así el sentido de ser representantes de sus localidades.

Un grupo de organizaciones de la sociedad civil ha propuesto un "Manifiesto por Quito" a los candidatos. Los dos eventuales finalistas ni lo han abordado, mientras los otros han enriquecido un diálogo sobre variados temas que el compromiso social y experiencia de estas organizaciones, diversas en visión y prácticas, da sustento a sus planteamientos. Unas propuestas se refieren a problemas o proyectos específicos, del convivir urbano (patrimonio cultural, ambiente y turismo, seguridad, movilidad, vivienda, educación, juventud, interculturalidad, violencia contra la mujer), otros al sistema político administrativo para volverlo cercano a la población y ágil ante los desafíos locales y de la mundialización.

Llegar a menor dependencia de lo motorizado (con menos contaminación y el atosigante tráfico) que implicaría reducir las distancias de los servicios, asumir una visión de conjunto que incluye a las cercanías rurales, lo proponen unos; o las mujeres priorizan un ambiente de seguridad pública que garantice respeto a la persona; o un municipio que asuma al conjunto del sistema educativo, ir a una ciudad de educación de calidad y una educación más allá del ámbito escolar; o un sector privado responsable y sustentable; un turismo planificado que garantice el patrimonio cultural con una perspectiva social; un Quito que asume, protege y promueve su patrimonio ambiental con un plan maestro de gestión ambiental que maneje suelo, aire, agua, biodiversidad y residuos.

Avanzar a un sistema municipal descentralizado y no sólo desconcentrado con las administración zonales, llevaría a formar municipios locales. Se busca así lograr un sistema cercano a la persona, no por discursos sino porque pequeños municipios, junto al municipio metropolitano central, al tener más responsabilidades, competencias y recursos con autonomía puedan ofrecer servicios o actuar con un conocimiento próximo de problemas y particularidades locales. Este municipio sabrá estar más en concordancia con su sociedad civil, no frenar sus iniciativas o aporte al desarrollo colectivo.

Urge definir un Estatuto de Quito que incluya una visión del Quito del futuro, con visión geopolítica de una ciudad que capta las oportunidades de la mundialización, precise sus competencias en su condición de región, sus nexos con los demás gobiernos, y defina la autonomía local. "Autonomía local y geopolítica internacional van juntos".