Jorge Ribadeneira

El llanto de San Antonio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 2

El fútbol del super Messi y las discutidas marchas por las calles quiteñas fueron las notas de moda y se llevaron la atención en los días iniciales de mayo.Para variar, nos fuimos por otros lados y nos encontramos con un evento deportivo, que también es muy interesante cuando lo miramos gracias a la TV. Fue un hermoso encuentro de básquetbol entre los equipos San Antonio Spurs y Los Angeles Clippers. Estos dos calificados equipos se habían enfrentado seis veces durante los play offs de este año. Tuvo tres triunfos cada uno y el martes último se realizó el séptimo encuentro con el anuncio tajante de que “el que pierde queda eliminado”.

Se daba la circunstancia de que el club San Antonio -de la ciudad texana de ese nombre- fue campeón de la NBA el año anterior y algo más. Si. “Campeón de la mejor liga del mundo los años 1999, 2003, 2005, 2007 y 2014” fue su carta de presentación esa noche y su aspiración derrotar en el último encuentro al equipo Los Angeles Clippers. El San Antonio contaba para ello con tres jugadores claves, pero uno de ellos ya con casi 38 años -el crack argentino Emanuel Ginóbili- de 1.98 y con 39 abriles el formidable Tony Duncan. El tercero, de 32 años, es el belga-francés Tony Parker.

Cada uno es mejor que otro. Ginóbili, un talento del cesto. Duncan con 2.08 metros y clase Debajo el aro, Parker, de una habilidad extrema pero un poco afectado por una lesión. Los tres estuvieron en casi todos los triunfos y el entrenador Gregg Popovich soñaba en un sexto título.

También el rival, Los Angeles Clippers, tenía calificadas estrellas del básquetbol y, por supuesto, aspiraciones de ganar su primer título. El número 1, con sueldo de 20 millones de dólares anuales (menos impuestos), es Chris Paul, de 30 años, un formidable lanzador de media y larga distancia, pero que en el primer tiempo tuvo que abandonar la cancha por un dolor muscular.

Lució entonces la otra figura, Blake Griffin, y el encuentro se mantuvo parejo. Volvió Chris Paul y fue el encargado de marcar el cesto del triunfo 109-107, pese a su problema físico. Más de 25 veces se alternaron los enconados rivales en la delantera y hasta los últimos instantes se mantuvo la expectativa.Sucedió, finalmente, lo temido y el resultado determinó la amarga eliminación de San Antonio Spurs.

El campeón del año 2014 y de otros cuatro años más luchó bastante bien durante los 82 encuentros que juega cada uno de los 32 equipos en la primera fase de la NBA. En la segunda fase, en los octavos de final, se enfrentan dos y uno de los equipos tiene que lograr cuatro victorias. Los Angeles Clippers vencieron 4-3 y chao Spurs.

Con la circunstancia de que el año próximo San Antonio estará más “viejito” con sus tres treintañeros y también su entrenador Popovich se despedirá después de 20 años con sus muchachos. Duncan ha permanecido 20 años en el equipo, Ginóbili 13 y Parker 10. Con mucha razón San Antonio lloró ese día.
Los Clippers siguen en la lucha frente al poderoso Houston Rockets, pero Chris Paul no puede actuar por su músculo estropeado.