6 de June de 2010 00:00

Le propongo un negocio...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Vicente Albornoz Guarderas

Suena interesante el negocio: comprar "el producto" en USD 1,60 y venderlo, luego de pequeñas incomodidades, en USD 17. Y, si bien es ilegal, no hay que enfrentarse ni con los controles ni con los castigos relacionados con el tráfico de drogas.

El negocito consiste en comprar gas en Ecuador (al subsidiadísimo precio que tenemos en nuestro país), para venderlo en el Perú, donde el cilindro de 15 Kg está en 48,20 soles, lo que al tipo de cambio actual son USD 16,91. Gran negocio. Más de 10 a 1 la relación beneficio / costo.

Claro que es ilegal contrabandear gas, pero los peligros son mucho menores que en el tráfico de drogas (que hasta puede ser menos rentable) y los castigos también son menores. Si lo atrapan traficando droga, es seguro que usted va a la cárcel por varios años y si se le ocurre huir fuera del país, no importa a dónde vaya, lo van a terminar extraditando al Ecuador. Y eso si no se va a algún otro país que lo extradite a los Estados Unidos.

Por otro lado, si lo atrapan llevándose gas al Perú, nunca lo van a extraditar a ningún lado y la cárcel es mucho menos probable. Si un juez libera a un narcotraficante, se arma un tremendo escándalo, mientras que si un juez libera a un "comerciante transfronterizo de gas" no pasa nada.

En el camino del gas entre Ecuador y Perú habrá que sobornar a algunas gentes, un proveedor por ahí, uno que otro funcionario público por allá, pero con un margen bruto de más de mil por ciento, siempre habrá de dónde sacar recursos para dejar contentos a todos. Y cuando "el producto" llegue al Perú, será totalmente lícito venderlo en cualquier esquina (en eso también se diferencian el gas de la droga).

Hasta aquí la ironía; ahora vamos a lo serio. ¿Cómo es posible que sea tan rentable el contrabando de gas? Muy sencillo, porque el gobierno del Ecuador lo subsidia y porque eso crea una distorsión de precio tal que hay un inmenso incentivo para llevarlo al Perú (a Colombia también, pero ahí el precio no es tan alto). Y lo triste es que cuando los incentivos económicos son tan grandes, no hay controles que funcionen. Para demostrarlo solo hace falta ver cómo el tráfico de droga sigue floreciendo a pesar de las durísimas penas y de los fuertes controles que existen.

El gobierno ha insinuado su intención de reducir este subsidio. Ojalá lo haga, aunque lo hace porque está quedándose sin plata (y no porque quiere reducir las distorsiones en la economía). Ojalá tenga el valor de enfrentarse a la pérdida de popularidad que necesariamente estará ligada al aumento del precio del gas. Además, si bajan ese subsidio le harían un bien a la legalidad en el país, porque mientras exista una distorsión tan grande en los precios, se seguirán fortaleciendo las mafias dedicadas al "negocito" arriba descrito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)