Gonzalo Ruiz

Me les lanzo y liquido a 16...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 147
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 45

Por favor no lo sigan molestando. Ya amenazó con volver a la arena, olvidar el remanso de Bélgica y hacerse cargo del cadáver verde del poder.

No lo molesten más. Ya saben. Lasso fue banquero, Cynthia no tiene simpatía, Enrique es sinvergüenza, Paco es incompetente, Pesántez fue un fiscal que no investigó nada, a Dalo no le dio la mano, Lenin ( H ) es de los tirapiedras izquierdistas infantiles, de Ramiro sorprendió el nivel de politiquería e irresponsabilidad, la dirigencia indígena es de ponchos dorados, Páez es un cobarde y farsante, etc.

Pero si le molestan, se les lanza...
No se sabe qué dirán Lenin Moreno y Jorge Glas, si se les lanza, se quedan sin postulación, sin segunda vuelta y hasta sin presidencia. Quizá puedan gozar de embajadas hasta el 2021, cuando no se lance.

Lo bueno de la lanzada es que el mismo que provocó la situación tendrá que arreglarla. Ninguno de los mencionados y un par más a los que ni nombró todavía (16), deberán hacerse cargo de velar el cadáver, costear el funeral y recibir el pésame.

El desbarajuste del estado de derecho, que queda desecho pasará factura.

La deuda con los chinos se deberá pagar. El petróleo se agotará del todo. El gigante tamaño del estado terminará por ahogar al próximo gobierno. La economía en contracción hará brotar el mal humor.

El raiting de las sabatinas se terminará extinguiendo hasta su muerte natural ( ahora ya anda medio entuerto y peor cuando le corresponde el papel de protagonista al mejor actor secundario). Las cadenas nacionales, réplicas absurdas y versiones oficiales cada vez gozan de menor credibilidad y la plata desperdiciada a borbotones en pasquines y millonarios medios oficialistas, financiados con millones extraídos del bolsillo de los contribuyentes ya no tendrán auditorio ni siquiera en las exhaustas filas verdes que saben a esta altura que revolución, no hubo, que hoy somos más amigos del FMI y de algún sultán con mucha plata.

A los ecologistas que les ofrecieron el paraíso del Parque Nacional Yasuní pero ya no le pueden envolver la fruta prohibida en celofán sintético.
A los ilusos europeos a los que cautivó la piel lustrosa del jaguar los ahuyentaron con la postura soberana de poner trabas a los capitales foráneos.

La revolución no se hace con una visión vertical donde la sociedad civil se la quiere acordonar en una tribuna envuelta en sánduches y atosigada con el alto volumen de las canciones anacrónicas, con la ilusión de un socialismo que se agotó en el discurso chavista y que el comandante se lo llevó a la tumba en el cuartel de la montaña, o de las imágenes de heroicos guerrilleros a cuyos cultores se persigue y critica sin parar.

Los periodistas saben bien que no hace falta ganar una elección para tener esa credibilidad que ha intentado ser azotada y que es preferible no tener votos a llegar al poder como un Donald Trump, un Berluscioni o hasta un Maduro... desechable.