Xavier Basantes

Los futuros jubilados del IESS, bajo amenaza

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 254
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 12

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) es una primera muestra de las ‘medidas creativas’ que el Ejecutivo anunció que iba a poner en marcha, durante esta época de ‘vacas flacas’. Aunque no se conocen los informes actuariales que justifiquen tal decisión (salvo un estudio de una consultora privada, cuyos escenarios sobre futuros déficits en el IESS son preocupantes), el Consejo Directivo de la entidad resolvió dejar con menos recursos al Fondo de Pensiones de la entidad, para atender los problemas financieros del Fondo de Salud, pese a que, entre otros, el art. 122 de la Ley de Seguridad Social dice lo contrario. ¿Quién supervisa estas decisiones? ¿Cuál es el pronunciamiento oficial de la Superintendencia de Bancos sobre esta reciente resolución?

Esta nueva merma de recursos se suma a las decisiones que se han tomado en la modificación de la estructura de los ingresos del IESS: la eliminación de la deuda del Estado (precisamente en el Fondo de Salud) y el 40% de los aportes estatales para las pensiones jubilares. El argumento que se esgrime en este nuevo movimiento de piezas dentro del manejo de los recursos de los afiliados, está orientado -además de pagar deudas pendientes con clínicas privadas-, a financiar la construcción de hospitales a partir del próximo año (precisamente un año preelectoral).

Según el alcance de la decisión del Consejo, este movimiento de recursos en los fondos se aplicará en los próximos cuatro años. ¿Y después del 2020, cómo se sustentará el Fondo de Salud? ¿Qué pasará con el Fondo de Pensiones? ¿Quién velará por los próximos jubilados? ¿Cómo lograr la sostenibilidad de los ingresos del IESS? ¿Qué medidas estructurales se están tomando para velar por la seguridad social de los beneficiarios del futuro?
Ante la seria amenaza de descapitalización del Fondo de Pensiones y por la trascendencia que implica la adopción de este tipo de resoluciones -para garantizar la prestación de servicios a los futuros jubilados-, lo urgente es constituir mesas de diálogo, para debatir una nueva Ley de Seguridad Social.