Antonio Rodríguez Vicéns

Jefferson, Bolívar y los esclavos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
14 de May de 2013 00:02

Con mucha frecuencia caemos en la tentación de acercarnos al pasado con nuestras propias pasiones, intereses y opiniones, sin adentrarnos en las complejas y peculiares características y en las instituciones, costumbres e ideas vigentes en cada época. Es un error. Los acontecimientos y personajes históricos no pueden ser analizados, peor comprendidos, bajo el prisma deformante de nuestros prejuicios personales y sin una seria y minuciosa investigación previa. Ni deben ser utilizados maniquea y parcialmente, desde la superficialidad y la ignorancia, como ha sucedido en estos días, para defender posiciones políticas sectarias y coyunturales, para denostar, acusar y descalificar.

Hago esta breve reflexión como resultado de algunos comentarios del abanderado de la política y el discurso lumpen impuestos en el país. No ha aceptado que el embajador estadounidense, en un acto organizado para celebrar la libertad de expresión, recuerde una frase de Thomas Jefferson: "La única seguridad para todos es una prensa libre". En una reacción insólita, alejada del más elemental sentido común, ofensa en ristre y blandiendo su sapiencia histórica, se ha lanzado contra Jefferson y ha afirmado, con conocimiento y hondura inigualables, que ese presidente era propietario de "esclavos negros y hablaba a los cuatro vientos de libertad, libertada para sus abusos, para la explotación y la esclavitud".

Thomas Jefferson, llamado el 'Apóstol de la libertad y la democracia', ocupa un lugar destacado en la historia de los Estados Unidos. Mencionaré algunos datos. Nació en Shadwell, Virginia, en 1743. Fue abogado. Integró la comisión que redactó la 'Declaración de Independencia' de 1776. En 1778 fue autor de un proyecto de ley para prohibir la importación de esclavos. En 1784, como miembro del Congreso, presentó otro proyecto para la abolición de la esclavitud a partir de 1800. Entre 1784 y 1789 vivió en Francia. Fue presidente de 1801 a 1809. Al concluir su segundo período (sin buscar reformar tramposamente la Constitución para continuar en el poder), se retiró a Monticello, donde murió en 1826.

¿Nuestro erudito gobernante, olímpico e inapelable juez del pasado y del presente, de hechos y de personas, antes de agraviar, consultó o investigó? ¿Sabía, por ejemplo, que Simón Bolívar, cuyas ideas los oráculos del 'socialismo del siglo XXI' han pretendido utilizar y distorsionar, también fue 'propietario de esclavos'? En mayo de 1823, en una carta en la que daba instrucciones sobre la administración de sus bienes, enviada desde Guayaquil a Anacleto Clemente, decía: "Todos los esclavos que no eran del vínculo, que tú posees ahora, los he dado por libres porque eran míos…" ¿En la próxima sabatina, entre groserías e insultos, también descalificará a Bolívar y su lucha por la libertad?