Milagros Aguirre

Un de javeu

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
18 de July de 2013 00:05

El domingo 21 se cumplen 26 años de la muerte de Alejandro Labaka; cuatro años de la muerte de Sandra Zavala y sus hijos; casi cinco meses de la muerte de Ompure y Buganey, y 112 días de la muerte de un número indeterminado de personas de una familia tagaeri-taromenani.

En 1981, Labaka escribía, en representación del grupo waorani (y tagaeri/taromenani) del Yasuní, marginado y sin voz, y presentaba un proyecto de linderación de sus territorios. En memoria de ellos, de la selva teñida de sangre, sus palabras, con la misma vigencia que hoy, con la misma fuerza que demanda la situación actual. Pocas cosas han cambiado desde entonces, salvo que la selva ya no es la misma que cuando él ya demandaba, con urgencia e insistencia, el respeto a los derechos de las minorías y medidas de protección.

"Los organismos estatales que legalicen este territorio a favor de los waorani han de proceder con la conciencia y el deber de un tratado de paz con el pueblo waorani. Se ha de reconocer que el pueblo waorani hace cesión de un inmenso territorio en beneficio de otros grupos, del Parque Nacional Yasuní y la explotación petrolera en la zona, quedando reducidos a una mínima expresión de terreno absolutamente necesario para su supervivencia. El pueblo waorani, al menos en parte, es desconocedor de su pertenencia a la República ecuatoriana. En la actualidad se hace gradualmente conciente y acepta voluntariamente formar parte de la nación ecuatoriana y quiere contribuir activa y participativamente en el enriquecimiento de la cultura pluriforme del Ecuador y seguir siendo fiel guardián de sus derechos amazónicos y de su ecología milenaria". "El Gobierno Nacional concederá el título global e inajenable del territorio que les otorgará derechos absolutos de vida, utilización de los recursos naturales, caza y pesca. Concederá también la facilidad para que sigan gobernándose según sus milenarias costumbres y leyes, con autoridades waorani, sin que, en manera alguna, puedan ser coaccionados para tomar parte en organizaciones ajenas a sus tradiciones y sistema social".

"El Gobierno Nacional protegerá sus derechos impidiendo la penetración de colonos, explotación maderera, caza y pesca indiscriminada por pueblos e instituciones circundantes".

En 1985, Labaka presentaba el documento "Derecho de la nacionalidad huaorani". En él pedía acciones urgentes: "Derecho a que el Gobierno Nacional garantice su existencia como pueblo con su propia identidad, derecho a ser considerado, pese a estar dividido en la actualidad en grupos antagónicos, como única nacionalidad con unidad territorial, derecho a que sus límites sean protegidos eficazmente, derecho a conservar su territorio ancestral sin ser reubicados, desalojados o privados abusivamente del mismo".

Han pasado de eso 30 años y los reclamos son los mismos. Un de javeu, con matices.