Fernando Larenas

Janaina Paschoal, la abogada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 50

Advertencia: Si usted cree que los causantes de la separación temporal del poder de la señora Dilma Rousseff fueron la CIA, el imperio estadounidense, la derecha, la prensa conservadora, etc. sigan creyendo, pero para que no se desencanten es preferible que no continúen esta lectura.

Comencemos por el nombre de este artículo. Janaina Paschoal es la abogada y catedrática de la universidad que encabeza el ranking de las mejores de América Latina (Universidad de Sao Paulo, USP). Ella es la responsable de toda la argumentación jurídica que derivó en el ‘Impeachment’ o juicio político en contra de la Presidenta de Brasil. No fueron los diputados y senadores corruptos, que también están manchados por el escándalo de las propinas con la plata de Petrobras, fue una abogada valiente y decidida, como también las hay en Ecuador.Janaina Conceição Paschoal, 41 años, autora de más de una decena de libros, fue quien denunció los desvíos de la banca estatal a Angola y a Cuba, la que descubrió cómo se camuflaban las cuentas públicas, con el mayor descaro, para dar la idea de que Brasil era una potencia económica mundial. Con esa omisión la señora Rousseff se aseguró la reelección y permitió la continuidad en el poder del Partido de los Trabajadores (PT), cuyo título de propiedad pertenece a su creador Lula da Silva (otros fundadores ya están en la cárcel o cumplieron su condena por peculado).

Para Janaina Paschoal el camino empedrado y lleno de espinas comenzó poco después que el Senado confirmara la separación temporal de la Presidenta. Primero fue en la USP, considerada la cuna intelectual del PT, donde recibió una andanada de impublicables insultos de parte de sus colegas “educadores”; luego en la calle, en los aeropuertos y donde quiera que se encuentre esta mujer aparece un militante del PT para insultarla. No se resignan ante la pérdida temporal del poder, mucho menos por la eventualidad de perderlo definitivamente.

Uno de los insultos que a nosotros tal vez no nos llame tanto la atención es vagabundo. Sin embargo, decir vagabunda a una mujer es compararla con lo más ruin de la sociedad y eso es lo que recibe a diario Janaina Paschoal cuando tiene que desplazarse de una ciudad a otra. En los aeropuertos siempre la esperan para hostilizarla. Ahora la abogada es víctima de la misoginia más recalcitrante, del machismo político exacerbado (se omiten los insultos de carácter sexista).
En una entrevista reciente que publicó el diario Estadão, esta mujer reconoce el coraje del juez Sergio Moro en la investigación, pero principalmente en la sanción a los corruptos que se han dado un festín con el dinero de Petrobras. Pero advierte que no es bueno que los brasileños sigan creando ídolos o íconos porque eso fue lo que ocurrió con Lula, quien se convirtió en un “semidios”.