valore
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 60

Destrucción casi total. Muerte, devastación, pérdida de un lugar donde vivir, de servicios públicos, de vías… En abril de 2016, hace casi dos años, además de esta catástrofe humana, se pierde un riquísimo patrimonio, restos de una cultura material milenaria que permite la construcción y recuperación de identidades aún débiles. Muchas piezas precolombinas de Manabí se han convertido en polvo; Jama, Coaque, Manta, Pedernales, Don Juan, Bahía. Solo estas últimas fueron aseguradas… La mayoría habrían mostrado el poder e impacto de la Cultura Chorrera en nuestra región. Sin embargo, estas pérdidas y todo el rescate seguido tras el terremoto, pueden darnos luces sobre otro tipo de problemáticas.

Jama está en buenas manos. Parte de los llamados “Fondos del Embajador” de Estados Unidos, una especie de concurso de proyectos promovido por el Departamento de Estado para el rescate de bienes culturales, fue entregado a uno de los 56 proyectos del Ecuador presentado por el Instituto Benjamín Carrión y liderado por la conservadora de bienes Sylvia Ortiz. A nivel internacional hubo de competir con otros 130 proyectos. Dotado de USD 74 000, este proyecto en marcha supone inventariar 246 piezas cerámicas, restaurarlas, realizar un montaje de una reserva segura y protegida y hacer el montaje una pequeña muestra dispuesta en 4 vitrinas. Además de ello, habrá que mostrar las 26 piezas de oro que constan en el inventario realizado en el 2008 para el mismo municipio de Jama. Pero quedan pendientes algunas interrogantes. Se hará un museo de sitio con las especificaciones técnicas debidas? O los políticos en río revuelto harán uso de fondos frescos para dar al mejor postor o al amigo una “obrita” más? ¿Tendrán en cuenta que se requieren guiones museológicos y museográficos debidos, que posibiliten una buena, didáctica y dinámica lectura de este material? ¿Cómo se asegura no solo su visita ligada al curriculum escolar y al turismo, sino a su propia materialidad?

Otro problema que no logramos superar. Las colecciones y museos mencionados y el resto de museos arqueológicos en su mayoría están armados de piezas huaqueadas, es decir excavadas por gente sin formación que las vende sin siquiera darnos su procedencia. Es decir…otro destrozo al patrimonio por falta de formación de profesionales en el área y de definición de políticas que mapeen y protejan sectores de alta importancia histórica, como Tabuga por ejemplo. En estos deberían realizarse proyectos promovidos por el Estado con la participación de la comunidad. Historia, identidad, valoración, turismo cultural, todas de la mano.

En las actuales circunstancias, el patrimonio no debe ser botín de políticos ni huaqueros; el Estado ecuatoriano debe promover y actuar frente al patrimonio más frágil, el de la milenaria cultura indígena. 

akennedy@elcomercio.org