Juan E. Guarderas

¿¡Izquierda!?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
22 de February de 2013 00:01

El 10 de febrero, Vicente Albornoz publicó un artículo con significativas inexactitudes. "La gente que asocia 'izquierda' con 'libertad' está definitivamente desubicada. Puede ser que estén confundiendo 'izquierda' con 'socialdemocracia' o talvez con 'anarquismo'. Pero igual están bastante confundidos".

La socialdemocracia es justamente una corriente de izquierda, teóricamente no se los desliga. Yo valoro los planteamientos técnicos, por lo que propongo seguir la teoría del filósofo Bobbio. La política es una dinámica de intereses: frente a un planteamiento X hay dos posibles intereses, un interés positivo y un interés negativo (un desinterés).

A favor, en contra; la política es un juego de estas dos posiciones. El planteamiento que divide derecha e izquierda ha sido ampliamente debatido, pero tomemos dos visiones contemporáneas. Según el francés Le Dantec se trata del mantenimiento del status quo. Según Rodrigo Borja favorecer el cambio social. Entonces, ¿se desea alterar el status quo de las clases pudientes? Sí: izquierda; No: derecha. ¿Se favorece el cambio social? Sí: izquierda; No: derecha.

Pues bien, dentro de una postura caben varios marices, ad exemplum: Si a la promoción social de las clases favorecidas a través de la violencia y la revolución; o, si a la promoción social, pero dentro de los cauces institucionales democráticos.

La socialdemocracia se diferencia del marxismo en que esta no considera la revolución y la apropiación violenta de los medios de producción como medios adecuados.

En aquel editorial más adelante se lee: "Por otro lado, a la 'izquierda' de verdad se la puede encontrar en Corea del Norte y en Cuba, países donde las libertades están tremendamente limitadas (y no sólo en lo económico). En esos países no existen la libertad de expresión, la libertad de hacer campaña contra el Gobierno, la libertad de criticar duramente a los gobernantes o la libertad de decidir qué producir".

Incorrecto. La libertad jamás ha marcado la distinción entre derecha e izquierda. Ella sirve como criterio para distinguir las corrientes extremas de las moderadas, tanto a derecha como a izquierda.

Mientras más radical sea una ideología menos libertad permite. En efecto, el comunismo es de izquierda, pero de extrema izquierda; hay otra que busca conjugar objetivos de igualdad con la libertad, esa es la izquierda democrática. Igualmente, hay una derecha democrática y otra derecha en donde las libertades económicas y la libertad de expresión están idénticamente limitadas; cosa que ocurre en muchas monarquías y muchas teocracias del Medio Oriente.

El objetivo del articulista era claro, desacreditar al Gobierno. Pero si no se escribe con suficiente rigor técnico, lo fortalece, permitiéndole alimentar sus furiosas críticas contra la prensa.