Jasmin Ramsey

Irán: drama de un periodista

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

El abogado de Jason Rezaian, el periodista iraní-estadounidense del diario The Washington Post detenido en Irán desde julio, solicitó la fianza provisional para su cliente durante el “nowruz”, el año nuevo persa, cuando habitualmente se conceden permisos a los presos.

“En esta época del año, con la proximidad de su cumpleaños”, el domingo 15, “y del nowruz”, el 21 de marzo, “tenemos la esperanza de que las autoridades vean que no hay ninguna razón justificable para que Jason esté en la cárcel”, declaró su hermano Alí a IPS.

Alí Rezaian, que habló en el acto en que el Club de la Prensa Nacional de Estados Unidos le otorgó a Jason el premio a la libertad de prensa John Abuchon, dijo que su familia no fue informada oficialmente de la acusación contra su hermano.

El poder judicial iraní, que no reconoce la doble ciudadanía, no anunció los cargos públicamente. Pero el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, dijo en una entrevista con la Radio Pública Nacional de Estados Unidos que Rezaian, a quien describió como un “reportero justo”, está al tanto de las acusaciones.

Mohammad Larijani, un alto consejero del líder supremo de Irán y presidente del consejo de derechos humanos del poder judicial, tampoco suministró mayores detalles, pero dijo al canal de televisión Euronews que Rezaian estaba “involucrado en actividades que trascienden al periodismo”. El influyente político agregó que esperaba que Rezaian fuera liberado pronto. “Mi esperanza es que antes del proceso judicial el fiscal se conforme con abandonar el caso porque tal vez las acusaciones no son muy importantes”, señaló.

Cuatro meses después, Rezaian espera su juicio ante un tribunal revolucionario de la República Islámica, que funciona aparte de la justicia penal y civil y se encarga de casos referidos a asuntos de seguridad nacional.

Según organizaciones de derechos humanos, el tribunal procesa a las personas por razones ideológicas y políticas y los fallos suelen estar predeterminados con severas penas.
“Jason no es solo un periodista acreditado que realiza actividades periodísticas, también es un reportero del Washington Post y debe entenderse que su trabajo requiere que hable con la gente” para “comprender lo que está pasando en Irán y retratar la vida y las actividades de la gente de allí. Lo ha hecho durante más de una década”, aseguró Alí Rezaian.

Nacido de padre iraní y madre estadounidense, Jason Rezaian, corresponsal de IPS en Irán hasta el año 2012, pasó su 39 cumpleaños en la prisión iraní de Evin, el domingo 15.
Rezaian se trasladó a Irán, donde la libertad de prensa es muy limitada, en 2008, y se convirtió en jefe de la corresponsalía de The Washington Post en Teherán en 2012.

Rezaian fue detenido el 22 de julio, por lo que ya lleva cerca de ocho meses en prisión, más que cualquier otro periodista de un mediode comunicación occidental.

La tarea periodística de Rezaian trascendía la habitual temática del programa nuclear iraní y las luchas políticas internas que cubren los medios occidentales para concentrarse en los aspectos socioculturales de la vida en Irán.