Betty Jumbo

Ya es hora de que se invierta en la vía Calacalí

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 46

Muchos de los usuarios de la vía Calacalí-La Independencia se habrán puesto contentos al conocer que la Prefectura de Pichincha se hará cargo de su mejoramiento y mantenimiento permanente.

A los viajeros no nos ha ido muy bien por esa carretera en estos cuatro años que ha estado en manos del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). De forma frecuente y forzosamente hemos caído en los agujeros, sobre todo en el tramo desde Calacalí hasta antes de llegar a Mindo. La vía está en mejores en condiciones desde esa zona hasta La Independencia.

No hemos tenido una buena señalización y hemos lidiado con la estrechez de los dos carriles de esta arteria, que une la Sierra con la Costa, por el noroccidente de Pichincha.
Sí, ha habido mantenimiento por parte del MTOP, pero solo eso. Desde el 2013, cuando se retiró la delegación a la Prefectura, no se ha visto un solo cambio en la calzada.

Esta es la oportunidad, luego de que se realice la delegación a Pichincha, para invertir en la reconstrucción de este importante corredor vial. Que no solo se mejore o se construya una nueva la calzada, sino que se haga una ampliación, que se vuelva más segura y transitable en las zonas de curvas pronunciadas y que cuente con todos los servicios para los usuarios.

Posiblemente, se instalarán peajes, como el que había antes, con los cuales se podrá garantizar su constante mantenimiento.

No hay que inventar nada ni empezar de cero, porque lo que se ha hecho con la vía Alóag-Santo Domingo es un ejemplo de que es posible mejorarla completamente.

Es hora de que se concrete la delegación y que las autoridades, sea de la Prefectura o del Ministerio, nos informen sobre los parámetros de la delegación o la figura que se usará para la administración, que nos digan si va a haber peajes y cuántos y, en general, cómo se hará la reconstrucción de los 204 kilómetros de la vía. La ruta Calacalí es crucial, porque es una alternativa cuando se cierra la Alóag.