Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11

1. Una vez que entran a operar cuatro turbinas del proyecto hidroeléctrico Coca-Codo Sinclair, ¿cuánto dinero puede ahorrar el Ecuador?
Es muy difícil ofrecer un dato que permita un análisis sustentado, pues no se conocen todavía los resultados de las pruebas realizadas, ni la confiabilidad de la operación en este período de inicio de actividades. Normalmente, existen ajustes técnicos que volatilizan la producción de energía.

Las informaciones oficiales indican que la planta operará con cuatro turbinas al 50% de su capacidad instalada, generando 750 megavatios. Sin duda, es un aporte de relevancia para la oferta de energía del país.

El Gobierno ha ofrecido distintas cifras sobre el potencial ahorro en la importación de derivados. Posiblemente 700 millones de dólares es el dato que con mayor frecuencia ha citado. Obviamente, corresponde a un año calendario con todos los proyectos hidroeléctricos concluidos, trabajando a plena capacidad. Sin embargo, especialistas consultados sobre el tema, consideran que la cifra está sobredimensionada. Calculan uno no superior a 250 millones.

La puesta en marcha de estas inversiones modera el desfinanciamiento de la balanza de pagos, aún cuando el problema estructural seguirá vigente. Lo posible, si todo va bien y las hidroeléctricas demuestran estar bien equipadas, es recuperar al Ecuador como un exportador de energía a los países vecinos. Esperemos que aquello ocurra, pues sería un agregado que ayude a cubrir la brecha. Confiemos que la calidad de las tecnologías china y rusa en este campo nos permita obtenerlo.

2.¿En época de crisis, y cubierta una parte de la generación eléctrica con el cambio de matriz energética, ¿se puede ir hacia una eliminación de subsidios a la importación de combustibles?
Precisamente, ese es el plan del Gobierno. Por lo menos así se comprometió en el campo del consumo de gas. Lo anunció cuando definió el proyecto de sustitución masiva e inmediata de cocinas a gas por las de inducción. Incluso incurrió en endeudamiento con China, creo que por 250 millones de dólares, para importar este tipo de artefactos y competir con las de producción nacional.

Está en marcha el ajuste mensual del precio de la gasolina súper. Si no me equivoco aumenta 4 centavoscada vez. Y es de esperarse que realice algún anuncio sobre el diésel, que es el de mayor costo para las cuentas públicas.

Ahora bien, para hacer lo dicho en los párrafos anteriores, es indispensable contar con un plan de manejo responsable y austero de los recursos públicos, pues para mantener la conducta actual de tanto derroche, sería un despropósito encaminar decisiones como las comentadas.

En cualquier caso, no creo prudente ni conveniente someter al país a un ajuste violento. Es mucho más recomendable dar pasos pequeños pero seguros para alcanzar una meta consensualmente convenida, que además sea socialmente tolerable.

En este punto no hay que perder de vista la merma de competitividad por la que atraviesa el país. Agravarla sería suicida. Si el ajuste se requiere hay que compensarlo con alivios tributarios. Y eso pasa con una remodelación del Estado, que cuide los planes sociales y deseche lo secundario.

3. ¿Qué opina de la reunión del ministro coordinador de la Política Económica con los bancos para tratar el tema del dinero electrónico?
Es una buena noticia. Ojalá se llegue a un acuerdo que permita desentrañar los entuertos dogmáticos que se crearon alrededor del dinero electrónico, cuando se confundió, posiblemente por desconocimiento, el concepto de emisión con el de creación secundaria de dinero. El BCE no tiene ningún papel en este campo. No es un banco comercial.

En todos los países, el dinero electrónico es un medio de pago creado al amparo de los intermediarios financieros. Con él no se emite dinero, sino que se establece otro mecanismo que facilita las transacciones y le vuelve más eficiente a la intermediación.

En el caso de la dolarización, el mantenimiento del monopolio del dinero electrónico por parte del BCE no tiene ningún sustento técnico. Nadie puede defender su existencia sobre el concepto de soberanía monetaria o potestad pública. Más bien, puede ser utilizado, y ese es el temor, aún cuando por regulación se lo restrinja, como medio de financiamiento del déficit fiscal. Vean lo que ocurre con el concepto de Excedente de Liquidez, tan subjetivo y arbitrario, que a pesar del compromiso del BCE de cobrar al vencimiento los bonos del Gobierno, se siguen adquiriendo más y más, con dólares de la reserva y ya llegan a 2 500 millones de dólares.

4. ¿Cómo sigue el debate de los impuestos y al aumento en el tributo a las bebidas azucaradas?
No hay cambios de fondo. Se mantienen las premisas del Gobierno. Se han hecho algunas precisiones, pero son colaterales y no cambian la esencia. Tal vez lo rescatable sea la eliminación de la facultad para intervenir en las cuentas del IESS. Esta ley hace más daño. Es fiscalista y continúa ese sendero de extraer lo que más pueda de los contribuyentes, sin temor a los quebrantos que causa.

5. ¿Qué expectativas cifra sobre la inversión en minería?
Los dos proyectos en ejecución deberían invertir aproximadamente 500 millones de dólares este año. Se espera una exportación total de 800 millones, a los precios actuales, para el año 2018.

Es un sector con mucha expectativa, que debe enmarcar su gestión en las más estrictas prácticas de preservación de la naturaleza. Es imperativo someterle a auditorías internacionales con protocolos estrictos de cumplimiento ambiental.

La minería bien explotada ha llegado a representar en algunos países un poco más del 12% del PIB. En el Ecuador no llega al 1%.