Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
4 de May de 2013 00:02

1. ¿De qué manera pueden afrontar los ecuatorianos sobreendeudados sus finanzas personales? La única fórmula es la reducción de sus gastos superfluos en combinación con una refinanciación de la deuda a un plazo compatible con su capacidad de pago. En definitiva cambio de hábitos de consumo, enmienda en su disposición a endeudarse y reescalonamiento del monto acumulado de pagos futuros.

Una buena política de precios, en este caso de tasas de interés, evita decisiones que conducen a situaciones como la señalada en la pregunta. El mundo actual llegó a la crisis en parte por no haber manejado con oportunidad cambios en las políticas de tasas de interés.

Hacer atractivo al crédito sin medir los riesgos y sus consecuencias es muy peligroso además de dañino tanto para la intermediación financiera como para las personas y las empresas.

2. ¿Cómo mira el reinicio de las conversaciones con la Unión Europea para buscar acuerdos comerciales? Con expectativa, esperando que esta vez se concrete en un acuerdo balanceado para las dos partes y permita aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado europeo.

En razón del estancamiento de las negociaciones multilaterales previstas en la Ronda de Doha, los acuerdos bilaterales se han convertido en la opción de mejoramiento de las relaciones económicas internacionales. Hay más de 350 acuerdos registrados en la OMC como muestra del enorme interés de muchos países de superar el bloqueo e integrar las economías para expandir sus fronteras económicas.

Este reinicio de conversaciones sólo puede estar sustentado en un cambio de opinión del Gobierno sobre las bondades de una apertura negociada, cuyo objetivo sea conseguir un beneficio neto a favor del Ecuador a la par que ofrece un trato adecuado a los bienes y servicios que ofrece la UE.

Si este cambio está sustentado en la revisión de la visión del mundo y sus nuevos paradigmas, el Gobierno debería destrabar las negociaciones con los EE.UU., mirar la incorporación del país al Bloque del Pacífico conformado por México, Colombia, Perú y Chile.

La tarea seguiría con la negociación frente a los países asiáticos, en especial China con quien tenemos un desbalance comercial muy pronunciado, que a la larga puede convertirse en el conspirador de las relaciones con ese país.

3. ¿Se podrá abrir las puertas a la inversión externa en el Ecuador, en qué medida y con qué condiciones? La conducta de la inversión responde de manera muy sencilla a las oportunidades que le ofrecen la rentabilidad económica y la seguridad jurídica. Si los dos elementos se conjugan de forma armoniosa, el resultado esperado es halagüeño. Pero si falla uno, la respuesta será tibia y posiblemente construida sobre elementos poco compatibles con la ética.

El Gobierno parece entender que el cambio de la Matriz Productiva demanda una cantidad considerable de recursos financieros. Luis Luna en su blog determina una necesidad de no menos de 50 000 millones de dólares en inversión para cubrir los aspectos críticos de una modificación que altere la estructura actual.

Esta cifra puede ser superior dependiendo de la intensidad y duración de la aplicación de una política dirigida a crear otros servicios y productos sustentadores de la vida nacional. Salir del petróleo, sustituirlo con otros bienes, llámense minería, turismo, industria, agroindustria, servicios tecnológicos, comunicaciones, demanda decisiones de largo plazo cuya perseverancia debe estar asegurada además por un sistema jurídico confiable y eficiente.

Es por lo tanto una tarea a realizarse con mucha imaginación y consistencia, pues los errores, de haberlos, serán muy costosos para toda la sociedad. Además, debe entenderse que el plan requiere de una participación mayoritaria del sector privado y para ello los incentivos deben ser claros, enmarcados en una perspectiva que permita visualizar las oportunidades de un mercado potencial. Caso contrario no existirá interés privado de acompañar la propuesta.

4. ¿Qué comentarios hace usted sobre los subsidios en la región después de la publicación del GDA en EL COMERCIO? ¿Sirven para paliar los problemas de la pobreza? Para ser efectivos en la consecución de sus propósitos, los subsidios deben cumplir algunos requisitos: estar vinculados con la causa o causas de la pobreza, disponer de incentivos para que su utilización motive una conducta que rompa ese vínculo de atraso, ser temporales y venir acompañados de otras políticas sociales como educación, salud y económicas promotoras de empleo que complementen su tarea.

En América Latina las desigualdades socio-económicas han llevado a muchos países a multiplicar sus planes de apoyo por esta vía de abaratamiento artificial de productos o la concesión de recursos financieros. Sin embargo, con el tiempo su utilización se ha desfigurado por la intromisión de conveniencias políticas que han llevado al mantenimiento indefinido de los programas o a la generalización de los mismos.

Los subsidios siempre serán recomendables para mejorar el ambiente de equidad, pero su determinación, al tratarse de un sacrificio de la sociedad debe ser muy rigurosa y aquello no ocurre en la región. Hoy su vigencia pone en riesgo la viabilidad del propio sistema fiscal lo cual precipitará situaciones de muy compleja resolución. De esta forma son camisas de fuerza que a la final no arreglan el problema y engendran otro cuya secuela profundizará la mala distribución que se buscaba corregir.

5. ¿Qué consideraciones hace a las metas de crecimiento que se ha planteado el Gobierno? Son optimistas frente a la limitación de recursos disponibles necesarios para alcanzar esos niveles de expansión. El déficit fiscal y las dificultades de su cobertura van a contraer la capacidad de inversión pública y con ello la dimensión de la actividad nacional.

En esta circunstancia se aprecia la alta dependencia creada por el Estado y su representatividad dentro de la economía en la evolución de las actividades privadas. Y como las finanzas públicas no pueden crecer de forma orgánica ni natural o sana como ocurre con las actividades privadas, el impulso proveniente de ese origen es temporal y casi siempre insostenible.