Rodrigo Borja

Inmuno-deficiencia adquirida

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
12 de January de 2014 00:01

El sistema inmunitario de los seres humanos actúa por medio de los glóbulos blancos para protegerles de las agresiones de diversos tipos de microorganismos -bacterias, hongos, virus, parásitos- y de una amplia variedad de agentes infecciosos causantes de diferentes enfermedades.

Fue el "Center for Disease Control and Prevention" de los Estados Unidos que descubrió el SIDA en 1981 al estudiar unos casos de neumonía en homosexuales de la ciudad de Los Ángeles, cuyas muestras de sangre indicaban un déficit de células sanguíneas TDC+.

Los primeros brotes del SIDA se detectaron en la comunidad homosexual, pero después la infección pasó también a la comunidad heterosexual. Y la enfermedad se ha expandido peligrosamente por el mundo.

Hasta finales del siglo XX mató 20 millones de personas y se prevé que a causa de ella morirán 70 millones en los siguientes veinte años.

Las Naciones Unidas afirmaron que es "una epidemia sin precedentes en la historia de la humanidad", convertida "en un asunto de desarrollo económico y social, e incluso de seguridad".

Aún no existe cura para el sida.

Las NNUU, en su informe del 2008, con base en el estudio de 147 países, estableció que había 33,2 millones de personas infectadas, de las cuales 22,5 millones correspondían a África subsahariana, 1,6 millones a América Latina, 1,3 millones América del Norte, 230.000 al Caribe, a Europa occidental 760.000, a Europa oriental y Asia central 1,6 millones, Asia oriental 800.000, Asia meridional y sudoriental 4 millones y Oceanía 75.000.

La epidemia del SIDA en África subsahariana es verdaderamente dramática. Hasta mediados del año 2000 habían muerto por esta causa 13 millones de africanos en esa zona. En Sudáfrica uno de cada cinco habitantes está infectado, en Zimbabue un tercio de los adultos es portador del virus y Botsuana tiene el 39 por ciento de los adultos infectados. La esperanza de vida ha disminuido por debajo de los 30 años, ya que el 76% de las defunciones se debieron a esa causa.

Sin embargo, a Benedicto XVI no se le ocurrió mejor idea en su visita a África el 2009 que prohibir el uso de preservativos. Lo cual produjo una ola de reproches en el mundo entero. El gobierno francés de Nicolás Sarkosy condenó las palabras del papa, que "ponen en peligro las políticas de sanidad pública y los imperativos de protección de la vida".

El gobierno de Bélgica dijo que "estas declaraciones pudieran perjudicar años de trabajo de prevención del VIH". Personeros del gobierno alemán declararon que "los preservativos tienen un papel decisivo en la lucha contra el SIDA en África". El gobierno español, como protesta, envió un millón de preservativos al continente africano. Los gobiernos latinoamericanos, en cambio, guardaron vergonzoso silencio sobre el tema.