9 de August de 2010 00:00

Impunidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Benjamín Rosales Valenzuela

Hizo muy bien el Gobierno al pedir a las Naciones Unidas el envío del relator de la Comisión de Derechos Humanos. Aunque conocíamos por noticias de prensa del aumento de crímenes, especialmente de asesinatos por encargo, el informe de Philip Alston resalta tales deficiencias legales, policiales, fiscales y judiciales en Ecuador, que solo en menos del 2% de los asesinatos se encuentren culpables y son condenados. ¡Uno de los más altos niveles de impunidad en el mundo!

Esto nos explica porqué nuestros pueblos ancestrales exigen la aplicación de la justicia indígena, no solo para delitos menores, sino también para homicidios. En realidad, pese a lo incivilizado que nos parezca esta forma de justicia, esta es menos salvaje que los linchamientos que se producen por asaltos de menor cuantía, en pueblos y ciudades de cultura mestiza.

Hace pocos días ocurrieron macabros eventos: dos víctimas linchadas y quemadas por sospecha de robo en Cumandá, a tan solo una hora de Guayaquil, y un hombre incinerado en un barrio de Cuenca por manejar un carro de ladrones de gas. La prensa da cuenta de 22 muertos y 21 heridos por ajusticiamientos en 10 provincias, entre el 2008 y lo que va del 2010. ¡Cuántos otros habrá que no conocemos! Este terrible fenómeno social ocurre porque los pobladores no confían en la justicia, han visto como delincuentes apresados regresan a sus comunidades para volver a delinquir. Esa impunidad y el ingreso indiscriminado de extranjeros son causas del crecimiento del sicariato en Ecuador, modalidad criminal arraigada entre narcotraficantes internacionales.

Esto no puede continuar, el Estado debe establecer una estrategia que enfrente la inseguridad con firmeza. Es necesario que se hagan reformas legales, se fortalezcan los sistemas policiales, fiscales y judiciales y se mejore el sistema penitenciario. Solo con buena coordinación entre las instituciones estatales se podrá acometer con eficacia la bárbara impunidad.

El relator de la ONU recomienda que se acabe la era en que la Policía se investiga a sí misma, incrementar el número de jueces y establecer protección a víctimas y testigos. Se debe incrementar las penas, imputar delitos a jóvenes que tienen derecho al voto, eliminar argucias que liberan a criminales sin sentencia. Mejorar el sistema policial, más personal con mejor preparación, buen control anticorrupción y descentralizarlo. ¿Cómo puede un policía ser efectivo en una ciudad que no conoce? Se da el caso que luego de dos años, cuando comienzan a ubicarse y entender la idiosincrasia regional, son transferidos .

Acabar con la impunidad tiene que ser prioridad del Gobierno y Asamblea. La seguridad es un derecho fundamental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)