Sebastián Mantilla

¿IESS en riesgo?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
25 de December de 2013 00:05

Durante los últimos tres años el número de afiliados y beneficiarios de los servicios de salud del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se triplicó. Si en el 2010 los usuarios llegaban a 3,2 millones de personas, en el 2013 es de 8,1 millones. Lo que significa un aumento del 153%.

Aunque esta puede ser considerada como una buena noticia, ya que al dar cobertura no solo a los afiliados sino también a sus cónyuges e hijos menores de 18 años se avanza en términos de la universalización de la seguridad social, esto ha generado dos grandes problemas. Primero, el costo económico que implica atender al actual número de usuarios rebasa lo presupuestado. Segundo, las unidades de salud no dan abasto.

Un informe de la firma Actuaria, hecho público en marzo de este año, establece que el seguro de salud del IESS tiene un déficit. Este, con el paso del tiempo, tenderá a agudizarse. Se habla de un saldo negativo de -USD 2 613,1 millones de dólares al 2020. Esto se da pese a que ha existido en el último tiempo un incremento del número de contribuyentes al IESS, ha aumentado en un 13,1% el sueldo promedio mensual y se ha incorporado, a través de dos resoluciones, el pago de un valor adicional del 3,41% al afiliado que quiera ampliar los beneficios a sus familiares.

Por otro lado, los hospitales y centros que son parte del sistema de salud del IESS no están dando un buen servicio debido al número de usuarios. Si el estándar adecuado es que un médico y enfermera atiendan a un promedio de 1 800 personas, ahora ese número excede de los 5 000. Uno de los problemas recurrentes es que a las personas que quieren ser atendidas les están dando citas para después de 3 o 4 meses. Es decir, esto a la final no sirve porque el afiliado o sus familiares no son atendidos de manera oportuna.

Si a la final se quiere mejorar los servicios de salud, así como poner en regla los números del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, se debería partir de un estudio actuarial actualizado y un esquema de cómo va a funcionar el sistema. Solo así podría definirse hasta dónde se pueden extender las sábanas, ya que la actual situación es insostenible.

Insostenible porque no puede pretenderse que un esquema de "universalización" termine pagando solo el aportante, es decir, el afiliado. Es cierto que el Estado cubre anualmente con el 40% de este costo a través de un subsidio a la seguridad social. No obstante, si lo que se quiere es ampliar la cobertura de la seguridad social debería pensarse en que este subsidio sea mayor.

De igual modo, para que el sistema sea sostenible en el tiempo, más temprano que tarde, va a tener que revisarse el monto o porcentaje de contribución de los afiliados al IESS, el tiempo de jubilación y el monto de las pensiones. La crisis del actual sistema de salud debe ser manejada de manera seria y responsable.