26 de August de 2010 00:00

Historia del Arte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Alexandra Kennedy-Troya

La Historia del Arte es una ciencia hecha y derecha que ha ido evolucionando de manera lenta pero segura hasta convertirse en una de las herramientas esenciales para la valoración y gestión del patrimonio cultural en cualquier lugar del mundo. Si en su momento inicial a fines del siglo XVIII y durante buena parte del XIX, se redujo en muchas ocasiones a encontrar o descubrir las filiaciones estilísticas con el fin de validar el arte Neoclásico que entraba en boga, poco a poco fue incorporando a su haber una visión mucho más incluyente en un escenario que permitiría valorar como “arte” no solo aquella manifestación ligada indefectiblemente a las altas manifestaciones del arte europeo, sino a aquello que provenía de sectores marginales en términos económicos y sociales.

La construcción de nuevos conceptos que ayudaran a determinar un corpus distinto de imágenes y espacios –arquitectura incluida- por parte de la diversidad de pueblos americanos, por ejemplo, fue activamente auxiliada por pensadores como García Canclini y Martín Barbero. Nos expusieron a nuevas metodologías y reflexiones que de una manera decidida flexibilizaron conceptos rígidos y clasistas. En las últimas dos décadas la antropología combinada con la historia del arte han trabajado complementariamente.

La antropología visual, por señalar otro ejemplo, ha apoyado de manera integral e incluyente en la formulación de un cuerpo de estudio amplio en donde tanto el productor como el consumidor tiene su propia voz.

Lo que me extraña sobremanera es que hasta hace pocos meses el país no contaba con una sola carrera que formara este tipo de profesionales, en la actualidad el departamento de Historia de la Universidad Católica de Quito ha implementado una subespecialidad en el área, intentando ligar dicha ciencia tanto al cuidado del patrimonio como a la gestión de los museos. ¡Enhorabuena! Por otra parte, la Flacso ofrece desde hace pocos años una maestría en Antropología Visual que aglutina profesionales no solo de las artes plásticas sino del cine y otras manifestaciones. Merece, sin duda, nuestro reconocimiento. Sin embargo, lo que sorprende es que las entidades públicas aún no se percaten del valor de contar con estos especialistas en los proyectos del patrimonio cultural, desde la creación de sistemas de inventarios hasta los procesos mismos de conservación.

En un país tan rico en manifestaciones plásticas no solo que se necesita especializar a un equipo de jóvenes, sino hacer que las generaciones anteriores participen en la toma de decisiones e investigaciones propias de la disciplina.

Una forma de irse visibilizando es haber creado hace pocos meses la Sociedad Ecuatoriana de Historia del Arte (SEHA), entidad aún en fase embrionaria que esperemos tenga el impacto deseado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)