Patricio Quevedo

Hacia las raíces

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
17 de October de 2012 00:04

La Revista Nacional de Cultura exhibe un nuevo formato y otro diseño , desde los números que corresponden al 15 y 16. Estas son algunas de las iniciativas del Secretario Técnico del Consejo, el siempre activo e inquieto doctor Irving Zapater.

Las novedades no se limitan solo a los aspectos exteriores, van mucho más allá. Esta entrega afronta de manera aguda y perspicaz un tema decisivo, ya que al adoptar la forma monográfica se ocupa nada más ni nada menos que de las innumerables preguntas en torno a las raíces mismas del pueblo ecuatoriano, al recoger las memorias del tercer congreso de Arqueología y Antropología, que se desenvolviera en Guayaquil, mediante más de setecientas páginas de sólida lectura.

Dada la abundancia de los materiales surgidos del evento, no hubo otro remedio que distribuirlos en tres tomos: el primero se ocupa de las conferencias plenarias –por ejemplo, la Arqueología social latinoamericana y el socialismo del siglo XXI; Antropología y feminismo; urbanismo y urbanidad: Guayaquil, Barcelona y el futuro de las ciudades; identidad, diversidad y globalización, etc.–; en el segundo tomo se han incluido los simposios de una primera fase –por ejemplo: el arte rupestre ecuatoriano y su relación con otras tradiciones andinas; inspección y registro de petroglifos en el sector de Portovelo, de la provincia de El Oro; Arqueología y Etnohistoria en los sectores fronterizos; fronteras, interacción y cambios sociales– y en el tercer tomo van los simposios de la segunda fase, -por ejemplo: Quito durante el período de Integración: apuntes para su ordenamiento cronológico; los símbolos en el yacimiento de la Florida, Quito; Desarrollo Regional ecuatoriano, nuevas investigaciones, nuevo alcances, nuevas interpretaciones; Real Alto y el mundo Valdivia; Etnomusicología y; voces de la memoria, vida y expresiones musicales de los últimos yumbos de Nanegal e influencias sobre los colonos migrantes, etc.-.

Pese a su brevedad, es imposible olvidar la introducción del propio Irving Zapater, porque se plantean varias preguntas fundamentales: ¿Qué es lo que nos mueva a mirar el pasado con tanta insistencia? Es acaso el afán de descubrir nuestras raíces y provocar, tarde o temprano, un fortalecimiento de nuestra identidad y nuestro orgullo como pueblo creador y portador de una cultura? O hay algo más allá de estas razones? ...y con extensa sutileza explora la gran cuestión y sugiere su particular respuesta.

Por supuesto que no todas las intervenciones son del mismo valor didáctico ni comunicacional, entre tantos rubros examinados durante los pocos días del congreso, pero resulta claro que hay informaciones y atisbos de auténtica significación y que están en posibilidades de inspirar nuevas búsquedas y, quizás nuevos hallazgos acerca de temas que no deben ser reducidos a cenáculos de especialistas, sino que exigen de discusiones de la mayor amplitud y virtudes esclarecedoras.