César Augusto Sosa

Una guía para gastar más de lo que se tiene

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 58
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7

Con el argumento de que es un mal negocio tener el dinero guardado, el Gobierno no solo que se gastó los ahorros que se habían acumulado antes de empezar su administración; también utilizó todo el dinero de la bonanza petrolera y, no conforme con eso, pidió adelantado los ingresos que el país tenía previsto recibir en el futuro.

Al inicio, el Régimen eliminó los fondos que eran financiados con los recursos provenientes del petróleo, lo cual le permitió acceder a alrededor de USD 3 200 millones, acumulados en el Fondo de Ahorro y Contingencia, el Fondo de Estabilización Petrolera, la Cuenta de Reactivación Productiva y Social del Desarrollo (Cereps) y el Fondo Ecuatoriano de Inversión en los Sectores Energético e Hidrocarburífero (Feiseh).

Durante el período 2007-2016, cuando el país vivió una bonanza petrolera que multiplicó los ingresos por la venta del petróleo, pero además se benefició de una mayor recaudación de impuestos, el sector público no financiero obtuvo una suma impresionante de recursos: USD 280 000 millones.

Los ingresos petroleros y tributarios no han sido suficientes para cubrir las necesidades de gasto en la última década. El déficit se ha cubierto con mayor endeudamiento público, tanto interno como externo. La deuda pública se triplicó en la última década, llegando actualmente a USD 40 000 millones, según los datos oficiales. Si se incorporan las obligaciones que no se consideran deuda -pero igual se deben pagar-, el monto ronda los USD 50 000 millones.


El Gobierno ha podido conseguir nuevo financiamiento, pero en condiciones poco claras. Solo en preventas petroleras y créditos atados al crudo se han firmado contratos por USD 18 170 millones en ocho años. Se comprometió petróleo hasta el 2024, pero esos recursos ya se utilizaron. Pese a la cantidad de dinero obtenido, el Gobierno no ha podido pagar sus obligaciones, al punto que una petrolera anuncia que reducirá sus operaciones en el país porque no puede cobrar 1 100 millones.