Xavier Basantes

Guayaquil emprende

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4

La instalación y el desarrollo de nuevos espacios para promover la innovación y el emprendimiento siempre serán buenas noticias para el país. La empresa privada y la academia desde hace algunos años, ya impulsan con mucho entusiasmo iniciativas hacia ese objetivo con incubadoras, espacios de ‘coworking’, fondos de capital semilla, ferias, entre otros, como instrumentos que contribuyen a fomentar nuevas ideas de negocios.

Desde la gestión pública, en las ciudades ecuatorianas también existen espacios creados para promover la capacitación y la formación de emprendedores. Ahora, Guayaquil se suma a esta corriente. En esta ciudad se ha puesto en marcha un proyecto municipal que, con la participación importante de la universidad ecuatoriana en su administración, busca otorgar más oportunidades a quienes desean transformar el mundo, con base en ideas disruptivas.

Estos sitios también permiten que las ciudades miren con más optimismo el objetivo de alcanzar ser una ‘smart city’; es decir, ser una urbe inteligente, en la que los servicios lleguen a sus habitantes de una forma más eficiente. En el estudio Índice Cities in Motion 2017, desarrollado entre 181 urbes, por IESE Business School de la Universidad de Navarra (España), la capital está en la posición 130, mientras que Guayaquil, en la 160.

El aceleramiento del crecimiento económico y la generación de empleo son las dos motivaciones centrales en los proyectos de promoción de la actividad emprendedora. En Europa, Estados Unidos, Japón o Canadá, a partir de la década de los noventa se acuñó este objetivo y los resultados están a la vista. Sus empresas, tecnológicas sobre todo, han empujado a que sus economías se ubiquen entre las más poderosas del mundo.

Retornando al Ecuador, la iniciativa ‘Guayaquil Emprende’ es un paso importante y que se logrará consolidar, si el proyecto tiene una visión de largo plazo. Sin duda se trata de una manera innovadora de celebrar los 482 años de fundación de la Perla del Pacífico.