28 de April de 2013 00:03

Golfo Pérsico, ¿principio del fin?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La crisis energética y de precios cabalga otra vez. Sabemos siempre como principia, pero su final es impredecible; se hace necesario que la crisis que vivimos actualmente o de tiempo en tiempo, y al ser parte de la misma, no sea de la catástrofe. Por lo tanto es inevitable que busquemos, como actores, la voluntad de llegar a soluciones pacíficas, duraderas y que el petróleo no se convierta en amenaza sino en promesa de bienestar, paz, desarrollo, coparticipación de los inmensos beneficios que genera este bien.

Leamos algunas referencias de este vital paso petrolero y de lo que podía pasar si se incendiara. El Golfo Pérsico tiene una extensión aproximada de 1 000 km desde Fao, en Iraq, hasta desembocar en el Golfo de Omán. Su máxima anchura es de 340 km entre Jask, en Irán, y Fujairah, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), cerrándose en 100 km en el estrecho de Ormuz, dominado por territorio iraní y de los EAU.

El Golfo Pérsico se encuentra rodeado por Arabia Saudita, EAU, Iraq e Irán que cubre con su territorio toda la ribera norte de este golfo, a más de dominar todo el estrecho de Ormuz, Kuwait, Qatar, Bahrain y Omán, de los cuales los seis primeros son miembros de la OPEP.

La exportación de petróleo de estos seis países de la OPEP del medio este, calculado para el fin de semestre del 2012, se acerca a los 19 millones de barriles diarios y su precio es de 93 dólares por barril.

Su crudo varía entre 30 y 40 grados API por lo que se obtienen 1 700 millones de dólares diarios, sus reservas recuperables son del orden de 717 000 millones de barriles, o sea, para 100 años a la tasa actual de producción, sin considerar la producción de gas natural.

De producirse conflictos bélicos adicionales o actos de terrorismo en estos países, ¿cuál sería el precio y la forma de proveerse de crudo en el inmediato futuro? El desabastecimiento causado por los países ribereños del Golfo sería del 69% de la producción diaria de los países de la OPEP.

El problema puede ser mayor si hubiese destrucción de la industria petrolera de los países vecinos del conflicto, a más de la contaminación ambiental causada y el uso de armas químicas y radiactivas que se pudieran emplear.

Los países industrializados, al consumir sus reservas estratégicas, tendrían que participarles a sus aliados, por lo que el problema para estos sería grave; para los países subdesarrollados o del Tercer Mundo irresolubles, por lo que nos hace ser actores de este peligro y, claro, también oportunidad.

Por eso hablamos de crisis y no de catástrofe, ya que la historia nos enseña que cuando los problemas llegan a su máxima manifestación la paz mundial peligra; por lo tanto, busquemos la paz al precio que sea requerida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)