Washington Herrera

Gobierno y empresarios

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
4 de September de 2012 00:01

El Presidente y los empresarios tuvieron una reunión positiva, en la que se anunciaron acuerdos en modificar ciertas disposiciones sobre impuestos y normas laborales. También se habló de dinamizar sectores productivos como vivienda popular, forestación y acelerar la tramitología. Quizá esta reunión marque el inicio de un proceso amigable y sostenido entre quienes invierten y el gobierno que les ha sido hostil, porque si bien no se han resuelto cuestiones de fondo como la urgencia de cambiar la matriz productiva del país, se ha hecho menos enrarecido el clima de confianza que vive el sector productivo, que debería marcar una senda pragmática para que el buen empresario invierta con certidumbre. De otro lado, las modificaciones tributarias y laborales son cambios menores, que pudieron ser acordados por los ministros concernidos, para que la presencia del Presidente sirva para cuestiones sustantivas.

El progreso de los trabajadores ecuatorianos se basa en el gasto del Gobierno, tanto para inversión desordenada en infraestructura como en ampliación de la burocracia y subida de sueldos de los empleados del Estado, pero necesitamos que esta prosperidad sea sostenible en el tiempo y eso se logra mejorando la calidad de la producción agrícola e industrial y modificando la estructura para hacer productos tecnológicos que son los que predominan en el siglo XXI.

El Gobierno sabe muy bien esto, lo dicen sus documentos de planificación, lo advierte el propio Presidente, pero en 5 años no se ha hecho nada importante en esta materia.

Lo de fondo es, entonces, dinamizar la producción de base tecnológica porque el Ecuador solo hace más de lo mismo en los últimos 50 años.

En cuanto a un acuerdo comercial con la Unión Europea, el Presidente ha dicho que negociará personalmente en Bruselas, lo que es positivo, aunque es inusual que un Presidente haga esto, porque en un proceso progresivo de negociación el Jefe de Estado tiene la última palabra y no la primera. Respecto del TLC con Estados Unidos no será posible desde que los EE.UU. suspendieron la negociación con el Ecuador, en Tucson, hace 6 años, porque se intervino en la petrolera Oxi.

Por esto se debe conseguir la ampliación de las preferencias andinas otorgadas por Estados Unidos a cambio de controlar eficazmente el narcotráfico.

Si esto no es posible habrá que gestionar la inclusión de los principales productos en el Sistema Generalizado de Preferencias o subsidiar con 25 millones de dólares a los exportadores.

Y si esto tampoco es posible la solución de fondo, esencial y definitiva, es mejorar sustancialmente la productividad de los bienes que se verían desplazados por la pérdida de las preferencias arancelarias, para mantener la competitividad en los mercados del mundo.