José Ayala Lasso

Maduro y Correa: ¿así aman al pueblo?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 132
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 19

Cuando el presidente Maduro se percató del significado de las últimas elecciones en Venezuela, en las que el pueblo expresó su rechazo al régimen y entregó a la oposición la mayoría calificada en el Parlamento, dijo que suspendería los programas de construcción de viviendas populares, a pesar de que -doble dureza- contaba con los fondos suficientes para financiarlos y ejecutarlos. Molestó a Maduro lo que seguramente consideró una ingratitud del pueblo y resolvió castigarlo.

Indignado porque los estamentos competentes de la Universidad Andina Simón Bolívar no ungieron como rector al candidato del gobierno, el presidente Correa, repitiendo a su Canciller, dio a la Universidad 15 días de plazo para modificar su decisión, y añadió que, si tal no ocurriera, estaría dispuesto a cerrarla y expulsarla del Ecuador.

Conocido es el prestigio que ha alcanzado la Universidad Andina, gracias a su excelencia académica y a su eficiente administración. Todos, inclusive las instituciones del Estado encargadas de supervisar a las universidades, han reconocido sus méritos. En ella se educan miles de estudiantes, ecuatorianos en su gran mayoría, que reciben una valiosa formación como ciudadanos y como profesionales.

Correa está dispuesto a cerrar la Universidad porque no designó rector al candidato gubernamental. El pretexto legal esgrimido es una norma ecuatoriana según la cual no puede ser rector de una universidad quien hubiere recibido de ella un título de PhD.

La Universidad Andina está regida por un estatuto internacional pero, independientemente de ello, cabe preguntar si la referida regla, aprobada cuando ya había comenzado el proceso previo a la elección, tiene o no un fundamento razonable. Negar a un exalumno la posibilidad de ser rector de la Universidad en la que obtuvo un diploma parece ir contra la sana razón. ¿Qué mejor que un exalumno, conocedor de su alma máter, pueda ser elegido para dirigirla? Más lógico -pero no menos criticable- sería que el requisito para aspirar a la rectoría fuera el de haber obtenido un título en ella.

La Universidad Andina ha demostrado ser una fuente irreemplazable de valores para la juventud. Al tiempo que enseña y predica el juicio crítico, defiende la autonomía institucional. Para Correa, todo debe someterse a la necesidad de que su palabra sea obedecida. ¿No dijo que era el “mejor tesoro” de la revolución? Como no se eligió a un rector de su agrado, está dispuesto a expulsar del Ecuador a la Universidad, segando de un tajo los beneficios que en ella reciben tantos estudiantes ecuatorianos, conducta muy parecida a la que llevó a Maduro a suspender el plan de vivienda cuando el pueblo no le apoyó en las urnas.

¿Es así como aman al pueblo estos líderes autoritarios, incapaces de subordinar su orgullo a los intereses de la nación?