Jorge Ribadeneira

Un gobiernista, tres opositores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 30
Triste 10
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 61

Ahora sí, se mueven las frutas. Los candidatos -y una candidata- están a la vista y los cuatro grandes, un gobiernista y tres opositores, creen que sí pueden triunfar con sus “vices” pese a que, lamentablemente, solo un postulante podrá sentarse por cuatro años en el trono que Correa ocupa hasta cumplir diez años y medio de reinado intenso y con toditos los poderes.

Lenin Moreno, el candidato gobiernista, está sorprendido pese a que ya esperaba este momento. Pasó bien en Ginebra con un grato trabajo y un buen sueldo y casi olvidando la “misión”. Cuando llegó a Quito y al estadio del Aucas pensó inicialmente que era un sueño, pero no. Es una realidad aliancista, reforzada por el Gran Jefe y amigazo Rafael y por el alto mando gubernamental, mandamás capaces de presentarle un estadio lleno al grito de “Presidente”. Moreno parecía ayer un nuevo modelo de “gran ausente” y para comenzar su momento histórico usó un tono amistoso. “Regreso con la mano extendida para todos los ecuatorianos que quieran dialogar...”. Por supuesto, ofreció seguir “con la revolución” que le brindaba tantos halagos gracias a que la encuestadora oficial le señaló con el dedo. Todo un sueño pero la alegría no fue completa. También Lenin se acordó por casi un minuto de sus años tristes.

Otro ciudadano vivió también una semana especial. El general Paco Moncayo fue feliz cuando ganó una batalla al adversario sureño de siempre. El general ya retirado tuvo también momentos inolvidables en la alcaldía de Quito, cuando probó que era tan buen administrador como militar de alto rango. Con obras reconocidas, Moncayo es hoy también candidato a la presidencia del Ecuador. Bien recibido, por cierto. Pero...¿con las fuerzas y votos necesarios para triunfar o ir a una segunda vuelta? Todavía no tiene binomio y se le busca uno, un manaba aun desconocido. Hay voces que sugieren algo más concreto y positivo. ¿Por qué no un binomio Paco Moncayo-Cynthia Viteri, es decir con votos serranos del general amigo de la Izquierda Democrática y votos costeños de la dama socialcristiana, hincha del alcalde Nebot. Cierto que hay problemas de por medio pero las circunstancias y la realidad requieren acciones concretas que impulsen a un postulante tan calificado y que baje a dos el número de opositores. Doña Cynthia es una dama luchadora e inteligente pero también le conviene un binomio como el que se ha perfilado.

En campaña desde hace cinco años, Guillermo Lasso se ha mostrado como un candidato implacable, opositor y derechista. En su anterior postulación fue segundo, detrás de Correa. Aun no presenta a su vicepresidente pero anunció que será un quiteño. Afirma que ha ganado puntos pero ha sido también el que más ataques ha recibido.

Los mentores del candidato Moreno dan mucha importancia a que gane en primera vuelta. No les hace gracia una segunda. El 19 de febrero el país volverá a las urnas y parece que será, lamentablemente, con tres opositores y un gobiernista.