Carlos Jaramillo

Génesis, pasión y agonía del IESS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 105
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 4

La Constitución vigente, obra maestra de la revolución ciudadana, establece que “el derecho a la seguridad social es un derecho irrenunciable de todas las personas, y será deber y responsabilidad primordial del Estado…

Los recursos del Estado destinados para el seguro universal obligatorio constarán cada año en el Presupuesto y serán transferidos de forma oportuna…

Los fondos y reservas del seguro universal obligatorio serán propios y distintos de los del Fisco, y servirán para cumplir de forma adecuada los fines de su creación y sus funciones…

Ninguna institución del Estado podrá intervenir o disponer de sus fondos y reservas, ni menoscabar su patrimonio”.Sin embargo, el Gobierno acaba de promulgar una ley mediante la cual se elimina el aporte estatal fijo de 40% para el pago de las pensiones jubilares, porque considera que el IESS dispone de suficientes recursos, pero deja abierta la posibilidad de cubrir hasta el 100% en caso de que sea necesario.

Los viejos que perciben este beneficio luego de entregar su vida al servicio del país y sus aportes al Seguro Social temen que se los deje en la calle, pero más que a ellos a sus hijos o a sus nietos cuando les corresponda recibir esa ayuda, ya que, inclusive el economista Ramiro González, presidente del organismo durante este Régimen y su “colcha de retazos”, estiman, con fundamento, que sin dicho aporte ese fondo fenecería en 12 años, y que es real la deuda del Estado al IESS.

Otra extensión es la afiliación de las amas de casa, quienes no tendrán derecho a la atención de salud, que es la prestación más preciada, pese a los frecuentes cuestionamientos.

El IESS, cuyas sucesivas administraciones han sido tildadas de ineficientes, y que para los pesimistas ya comienza a experimentar estertores agónicos, por el reciente golpe bajo, se inició como Caja de Jubilaciones y Montepío Civil, Retiro y Montepío Militares, Ahorro y Cooperativa, creada mediante decreto del presidente lojano Isidro Ayora, el 8 de marzo de 1928. Desde entonces ha experimentado múltiples transformaciones. El 10 de julio de 1937 inició sus actividades la Caja del Seguro Social; en septiembre de 1963 se fusionan las Cajas de Pensiones y del Seguro; en 1968 arranca el plan piloto del Seguro Social Campesino.

El 14 del presente mes la actual Asamblea aprobó con los votosde 91 de los 100 miembros de Alianza País las reformas a la Ley del IESS, propuestas por el presidente Correa, que prácticamente elimina el aporte estatal del 40% para el pago de las pensiones jubilares (creado hace 72 años y reconocido por los gobiernos anteriores), a la vez que se desconoce la astronómica deuda al IESS, pero que el Ejecutivo la califica de ilegal, inconstitucional, ficticia, etc., casi igual que la deuda contraída por los gobiernos de la obscura noche neoliberal.

Dogmas del milagro de la revolución ciudadana…

cjaramillo@elcomercio.org