28 de June de 2010 00:00

Gasto militar ¿para qué?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Danilo Arbilla

El gasto en armamento en América Latina parece que preocupa a nuestros gobernantes, o alguien, -no se sabe a quien entonces-, según surge de la última asamblea de la OEA, pero nadie habló de parar las compras. En todo caso resolvieron pasarse datos. ¿Será que algunos querrán matar a los pobres para acabar con la pobreza o eliminar a los ricos para terminar con las desigualdades? ¿No habrá otros sectores para mejor asignar los recursos, siempre escasos? ¿Aplicarlos allí donde sean más necesarios y generen mejores resultados? ¿La educación, por ejemplo?

¿Para qué tantas armas? Es cierto sí, que siempre hay algunos conflictos latentes y es preciso mantener un cierto equilibrio que asegure la paz, pero no hay por qué irse a las nubes. Por supuesto que se entiende lo de Colombia con la presencia de una histórica guerrilla, algo venida a menos, pero asistida económicamente por el narcotráfico y por momento como se ha sospechado con fundamentos serios por el chavecismo. Hay países militaristas como Chile y Brasil. Este además tiene que asumir su gestión de “gendarme imperial” y no solo se trata de comprar armas, sino que también se pueden vender y Brasil es uno de los mayores productores de armamentos y no se va a perder el negocio. Como se sabe esta es una de las principales metas de la diplomacia solidaria y tercermundista de Lula.

Después esta Chávez, siempre “de Shopping” de armas por el mundo: submarinos, aviones, destructores, misiles, barcos, tanques, cuchillos, tenedores, lo que sea; a Rusia, Francia, Irán, Moratinos, Idi Amin. En el caso de él se explica solo. Es el objetivo de siete magnicidios y los EE.UU., una vez se quiten de arriba a Afganistán e Irán le van a declarar la guerra. Hasta tanto, el Comandante no se quedará quieto, hará siete elecciones más que como Stroessner ganará y, justicia mediante, tratara de clausurar algún canal de televisión más y meterá a la cárcel algunos periodistas y renacionalizará Pdvsa.

Antes de las dictaduras militares, en Latinoamérica las compras de pertrechos y armamento era una formas de mantener contentas a las fuerzas armadas. Se le daban juguetes para que se entretuvieran, decían los políticos baqueanos. Además, los generales se llevaban los suya y, como se decía , “no había general que soportara un cañonazo de un millón de pesos”. De esa forma no se salían de los cuarteles. Y poco se pelearon entre ellos, más bien hicieron el Plan Cóndor.

La apertura democrática en más de un país vino acompañada al principio de una cierta tutela militar. En varios países una forma de ir quitándoles peso fue a través del presupuesto.

Hoy, las FF.AA. están sometidas, como corresponde, a los gobiernos legítimos y a sus respectivas constituciones. Incluso a aquellas mismas constituciones que ayer violaron.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)