Martín Dassum

Fidel, ya no más

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 35

Columnista invitado

La visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, a Cuba, abre las puertas para la apertura económica definitiva, y sin temor a equivocarme, la posterior apertura política de un país que se ha mantenido marginado por casi 56 años. Es evidente que este embargo ha beneficiado el discurso político de Fidel Castro y todos sus acólitos en estos años.

En una entrevista al periódico Granma, Fidel ratifica que Cuba es soberana y que no necesita regalos de nadie, y que pueden sostener sus necesidades generales y de alimentos de manera autónoma.

Es evidente y a pesar del nivel que ha mantenido la economía cubana , el país ha necesitado la colaboración de socios comerciales para poder satisfacer los requerimientos de su población, por lo que las declaraciones de Fidel son incorrectas y cínicas.

Para la población no es deseable mantener el esquema actual y el apoyo a la eliminación del embargo es categórica y mayoritaria. La gente tiene ilusión de progresar, obtener un mejor nivel de vida y conectarse con el mundo. Por qué Castro hace estas declaraciones?

¿ Quiere ratificar al mundo que su posición no ha cambiado y que sigue pensando que el modelo cubano es un esquema válido?

¿Está preocupado por la falta de justificación que un esquema centralista y unipartidista necesita para sostenerse? El embargo ya no va a ser el primer invitado en los discursos antiimperialistas y revolucionarios. ¿Sabe que esta es la antesala de que su modelo fracasó y que cuando el embargo se elimine se va a evidenciar que durante todo este tiempo, la población cubana ha perdido 6 décadas de desarrollo ? Lo antes mencionado es menos, y ¿ su orgullo va más allá de la sensatez y de su propia filosofía?

En realidad será una mezcla de todas estas y de algunas más. Lo cierto que es que la justificación se acabaría, y habría que encontrar un nuevo enemigo para sostener el discurso. Sabemos que esto ya no sería posible, ya que inmediatamente el embargo se retire iniciara un dinamismo diferente en la economía nacional, la democracia va a ir tomando forma en la isla, habrá más partidos políticos, la libertad de elegir y ser elegido será la tónica en el país, y posteriormente vendrá una avalancha de inversión que van a convertir a la Isla en una economía de social de mercado o incluso una de libre mercado, con decisiones propias y con una generación de riqueza de acuerdo a las capacidades, productividad y trabajo de cada quien.

Se acabó el discurso de Fidel, porque todos sus colegas han fracasado igual que él, se le acabó el discurso por la necesidad del pueblo cubano que expresa su deseo de progresar y ser libre; y sobre todo porque sus propios colegas se han dado cuenta que el modelo no funcionó y que es necesario modificar el esquema de manera urgente.