Miguel Rivadeneira

FF.AA.: herencia irresponsable

valore
Descrición
Indignado 25
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 67

La herencia del irresponsable que manejara el país a su antojo una década está a la vista. El saldo lamentable en la frontera norte evidencia los resultados de las políticas del correísmo, que buscara el debilitamiento de FF.AA. Faltan materiales básicos: municiones, fusiles, chalecos, cascos y los que hay son viejos. Faltan equipos blindados, equipos nocturnos, entre otros. Recursos para el necesario mantenimiento de unidades que datan de hace 30 o 40 años y que no se pueden reponer de la noche a la mañana. Esto se refleja cuando hoy se combate a grupos irregulares armados y que estarían mejor equipados.

Mientras se declaran perseguidos políticos, con audacia y cinismo, cuando ellos criminalizaron la protesta pese a que crearon en la Constitución el derecho a la resistencia, el país se da un baño de verdad con tanta corrupción en la década ganada por ellos, que poco a poco se destapa. Lo más grave: hoy se cosechan los resultados por la falta de recursos oportunos para repotenciar, mantener y mejorar la capacidad operativa de FF.AA. No entendieron que no puede haber desarrollo sin seguridad.

En el régimen anterior llegó un lote de miles de fusiles chinos que, según el Ministerio de Defensa, irá a la chatarrización. Igual ocurrió con la mala compra de helicópteros Dhruv. En medio de estas necesidades, cómo es posible que se haya destinado alrededor de 300 millones USD a la Secretaría Nacional de Inteligencia, creada en la Ley de Seguridad Pública (septiembre 2009). La mayoría en gastos reservados y secretos, cuyas cuentas tiene que auditar la Contraloría y, antes del cierre de la Senain resuelto con acierto por el primer mandatario, determinar qué hicieron con tanta plata, qué dejaron, qué se llevaron, cómo actuaron y para qué sirvieron. Esto no puede quedar en la impunidad mientras mueren soldados en Esmeraldas.

La Senain no debió servir para los protervos intereses del populista que hoy se conocen: espiar a dirigentes políticos, sociales, empresarios e incluso funcionarios del mismo régimen, para hacer encuestas o para trabajos sucios aquí y en el exterior. El caso grave que hoy investiga la Fiscalía por la traída desde Colombia del activista crítico del ex mandatario. Debió servir para hacer inteligencia desde hace años y detectar, ubicar y detener a los irregulares de la frontera norte. Nada de eso hicieron y por eso en la Ley de Seguridad pusieron que el titular de Senain no será un miembro activo de FF.AA. ni Policía para poder manipular a su antojo, con la anuencia y debilidad de los mandos militares. Mientras el correísmo derrochaba los fondos a través de esa secretaría, hoy las FF.AA. claman con urgencia por recuperar sus capacidades, afectadas por las graves limitaciones operativas y tecnológicas como secuela de la acción nefasta del autoritario.

mrivadeneira@elcomercio.org