Julio Echeverría

Europa y América Latina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
23 de December de 2012 00:01

Si existe un elemento de la sociopolítica mundial que ha caracterizado a este año que se cierra y que guarda particular importancia para América Latina, es el de la crisis europea del Estado de Bienestar. América Latina se mira en el espejo europeo y la imagen que allí observa es, por decir lo menos, preocupante. ¿Está recorriendo los mismos pasos que Europa recorrió al construir el llamado welfare state? ¿El camino que América latina quiere recorrer al garantizar y profundizar la estructura de sus derechos sociales y económicos, podría verse afectado si, como en el caso europeo, el ciclo económico revierte hacia la recesión económica? ¿O su desarrollo presenta características diferentes, que podrían evitar la crisis del modelo o reducir sus efectos catastróficos? Como en muchas otras cuestiones, la respuesta a estos interrogantes no es unívoca; no es posible hablar de la región como un todo homogéneo: hay países y países, hay economías y economías. América Latina ya vivió los recortes en el financiamiento público y la ola de privatizaciones que actualmente está viviendo Europa. El experimento de la Unión Europea consistió en apuntar a la redistribución y equidad en su sistema económico; una estrategia que promoviera y potenciara a sus economías más débiles y las homologara a aquellas más desarrolladas. Ello supuso una política expansiva de gasto en las economías rezagadas, mientras las más avanzadas perfeccionaban su regulación macrofiscal. La crisis del modelo está en no haber logrado conjugar adecuadamente esta ecuación.

Con la experiencia del neoliberalismo, América Latina entendió lo que es la disciplina macrofiscal, y algunas de sus economías que la han aplicado, presentan signos de crecimiento y desarrollo; se trata de economías que crecen no solo porque están favoreciéndose del precio de las materias primas, sino porque, en el contexto de la crisis desatada por el neoliberalismo, introdujeron ya correctivos de regulación que hoy se demuestran como garantía para mantener esta tendencia. Es el caso de Brasil y Chile, pero también de Colombia y Perú en esta última década.

¿Qué pasa con los modelos bolivarianos, donde está ubicada la economía ecuatoriana? Aquí, el manejo económico se inserta en una lógica geopolítica que se resumiría en la llamada ‘revuelta de las materias primas’ contra las economías avanzadas y que se expresa en la exacerbación del modelo extractivista, en la expansión del gasto público sin atender a su sostenibilidad. La crisis europea puede ser aleccionadora: no es suficiente gastar para garantizar la expansión de los derechos sociales y económicos, es necesaria la disciplina macro fiscal y la regulación económica; el no hacerlo puede conducir a que estos derechos puedan, en un ciclo recesivo, revertirse, con las consecuencias que se observan en Europa.