Julio Pazos Barrera

La Estética de la Indolencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11

Columnista invitado

De hecho, la contemplación conduce al silencio y en principio esta situación humana se opone a la escritura literaria. Pero la contemplación silenciosa se convierte en el tema de dos relatos, uno de Melville y otro de Camus, que muestran una actividad literaria en extremo laboriosa. El ensayo de Santiago Peña Bossano, ganador del Premio nacional de literatura “Aurelio Espinosa Pólit”, 2015, no se ocupa de la retórica, es decir del arte literario de los autores mencionados, se detiene en el análisis del modo de ser de Bartleby, personaje de Bartleby el escribiente, relato de Herman Melville, y de Meursault, protagonista de la novela de ‘El Extranjero’, de Albert Camus.

La paradoja reside en que para manifestar la inacción y el silencio, los autores recurrieron a la expresión verbal, única vía que da sentido a la existencia humana. El ensayo de Peña Bossano es, a su modo, la vía activa que conduce a desplegar la realidad indolente de esos personajes que abstraen la condición de millones de seres que no hacen otra cosa que contemplar.

Pero la Estética de la Indolencia identifica la contemplación con la poesía y deslinda el poema, aspecto problemático que involucra la percepción del mundo con la individualidad de los poetas y en este sentido cabe preguntarse si Rimbaud dejó de escribir porque ya no tenía nada que decir, o, por decir lo menos, porque descubrió la estética de la acción y no completó su obra con el suicidio. Según Santiago Peña Bossano, el tránsito de la poesía al poema -objeto perdurable- es la clave del dilema. El ensayo deja paso a múltiples opciones en la propuesta del sentido de la vida; frente a la contemplación surgen el epicureísmo, el estoicismo, etc. La indolencia o contemplación viene a manifestarse como la condición del hombre de hoy.

Compleja y brillante argumentación es el ensayo de Peña Bossano. Sin embargo, bien sabemos que el camino del intelecto no es el único que ofrece la realidad. Sentir, sufrir la realidad es otro componente del tránsito de la poesía al poema. De los poetas dice Santiago Peña: “Algunos permanecen y luchan por esa comprensión del mundo, por compartir su visión particular; otros dan el salto de fe que está más allá de la comprensión y guardan silencio para siempre desprendiéndose de la pretensión del creador y viviendo la poesía contemplativa internamente.” ¿Es esta la situación de millones de seres que silenciosamente asumen la poesía del mundo?

El Premio Aurelio Espinosa Pólit, que otorga la PUCE, anualmente, alterna los géneros de poesía lírica, novela, cuento, teatro y ensayo. El premio concedido a Estética de la Indolencia relieva la presencia en las Letras del país de un escritor que asume una visión particular de la producción artística; es decir, una visión diversa y al mismo tiempo proclive a la continua y rica reflexión sobre temas inagotables.

*Miembro de Número de la Academia Ecuatoriana de la Lengua