Enrique Ayala Mora

La Escuela Militar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
5 de April de 2013 00:01

Un desfile es inconcebible sin los cadetes de la Escuela Militar. Su entrenamiento para las "paradas" es riguroso; la precisión de sus movimientos, impecable; los aires de la banda de guerra y los pasos para los "honores" llaman la atención. Sus uniformes, de inconfundible estilo prusiano, con sus cascos brillantes y sus penachos de colores, vienen desde hace como cien años y despiertan interés por su vistosidad.

Esto es quizá lo que más ha visto el público de la Escuela Militar "Eloy Alfaro", pero no es ni mucho menos lo único que se debe conocer. En realidad esa es una de las grandes instituciones, no solo de las Fuerzas Armadas, sino del país, con una historia que se remonta a la primera década de la vida republicana, con tradiciones, triunfos y héroes.

Rocafuerte fundó el Colegio Militar en 1838. Fue un esfuerzo por establecer un centro de formación de oficiales. La mayoría de los que servían en esos tiempos se habían "veteranizado" en las guerras de la Independencia. El establecimiento comenzó a funcionar con expectativas, pero no duró mucho. En medio de la guerra civil de 1845 se disolvió.

García Moreno, que gobernó entre 1861 y 1875, fundó dos establecimientos de formación castrense, pero tampoco duraron mucho. El presidente Antonio Flores (1888-1892) hizo un nuevo intento, pero fue el general Eloy Alfaro quien realizó la fundación definitiva del Colegio Militar el 11 de diciembre de 1899. Desde entonces, el instituto ha funcionado regularmente y allí se han formado no solo los oficiales del Ejército, sino también algunos de los de otras ramas de la Fuerza Armada.

Para apoyar la formación militar vinieron dos misiones, la chilena primero, y luego la italiana, que contribuyeron desde las aulas del Colegio Militar a la profesionalización de las Fuerzas Armadas. En esa institución germinaron las ideas reformistas del movimiento "juliano" en los años veinte y las de la llamada "seguridad nacional" y el desarrollo en los sesenta y setenta. Hace varias décadas el colegio dio paso a la actual Escuela Militar y a una red de establecimientos de bachillerato.

La Escuela Militar ha publicado un libro de gran formato y numerosas ilustraciones que recoge su trayectoria hasta nuestros días. La obra, que aunque se denomina "Historia" es más bien una crónica, recoge los diversos momentos de la vida institucional desde el inicio, menciona los cambios que se han efectuado, los traslados de locales hasta el actual de Parcayacu, referencia a sus directivos, los héroes nacionales y altos jefes que se han formado en sus aulas y las actividades que desarrollan sus cadetes.

La obra es un atractivo recuerdo institucional y merece ser leída con atención, no solo por su contenido intelectual, sino por la riqueza de sus gráficos, que dan cuenta de su trayectoria y la del Ecuador.