Jorge Gallardo

Equipo de Gobierno

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
23 de September de 2012 01:16

De manera inmediata el candidato electo Presidente, se baja de la tarima, se aleja de las cámaras y entra en una etapa de análisis para seleccionar al grupo humano que lo acompañará en su gestión. Esta es la parte más compleja del inicio de todo gobierno, ya que de este grupo humano dependerá lograr los objetivos propuestos. Cuando un ciudadano es apoyado por un partido que tiene principios ideológicos que han servido de base para elaborar el plan de gobierno, cuenta con los cuadros idóneos para ponerlo en marcha. Sin embargo, muchas veces el entorno le juega una mala pasada al nuevo gobernante. En un país en donde la gestión de un gobierno se mide por días y semanas es muy difícil explicar a los ciudadanos el porqué se está haciendo una cosa cuando se propuso otra. La realidad es que en el Ecuador, el gobierno saliente, por lo general, no entrega toda la información de que dispone, por lo cual, cuando el nuevo equipo entra en funciones comienza a encontrar una serie de sorpresas que los anteriores funcionarios mantuvieron muy bien maquilladas. Estos datos ocultos conspiran en contra del plan de gobierno. Por consiguiente uno de los principios fundamentales de un buen gobierno es la transparencia. No se puede en nombre de la confidencialidad invocar artículos de ciertas leyes para no dar información. Eso no está bien. Daña la democracia al impedir al ciudadano común tener acceso a la información pública. Uno de los casos más dramáticos sucedió en el año 1988 cuando el nuevo gobierno asumió la conducción del Estado. El partido que apoyó al ciudadano Presidente era en aquella época uno de los mejor estructurados, con principios claramente definidos, que tenía como objetivo construir una sociedad justa y solidaria respetando las libertades individuales y colectivas. Sin embargo, las cifras entregadas al nuevo gobierno habían sido adulteradas. La reserva monetaria internacional que en aquella época era una de los indicadores que medía la solvencia del Estado exhibía cifras en rojo. Por el lado fiscal no solo que no había liquidez para el día a día, sino que en los últimos 6 meses de gestión del anterior gobierno no se habían pagado las remuneraciones de servidores públicos ni a proveedores. El nuevo equipo de gobierno tuvo inicialmente que recortar programas sin sacrificar el objetivo de la nueva administración e iniciar de inmediato una reforma profunda a la legislación tributaria. Durante el período de gobierno, a pesar de las restricciones iniciales, se obtuvieron resultados positivos. Esto se debió al trabajo de un equipo de gobierno ideológicamente cohesionado y comprometido con los resultados. Una democracia se fortalece cuando cuenta con organizaciones políticas serias.