Rodrigo Borja

El enclave de Guantánamo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

Enclave territorial es la inserción de un régimen político dentro de otro diferente en el seno de un territorio extraño. Es portador de ideas y sistemas distintos a los del medio. Se han dado varios casos históricos de enclaves político-territoriales: Gibraltar, Canal de Panamá, Guantánamo, Malvinas, Hong Kong, Macao, Ceuta y Melilla, Guayana Francesa y otros.

En el actual acercamiento diplomático entre EE.UU. y Cuba se ha planteado la eliminación de la llamada “Base de Guantánamo”, situada en el sureste de la isla, donde opera una instalación militar norteamericana que ocupa 117,6 km2 sobre ambas riberas de la bahía.

Este enclave se originó en la enmienda del congresista norteamericano Orville Platt —conocida como la “enmienda Platt”— a la Constitución cubana de 1901, en virtud de la cual se destinaron territorios de Cuba para bases navales y de aprovisionamiento de la armada estadounidense, que había ayudado a la independencia cubana de España.

La enmienda, que fue incorporada a la primera Constitución de Cuba, confería al Presidente de EE.UU. el derecho de intervenir, sin consulta previa a las autoridades cubanas, si fueren amenazados los intereses políticos, militares o económicos de su país. Bajo tales condiciones fue declarada la independencia y proclamada la república cubana el 20 de mayo de 1902.

El enclave de Guantánamo se formalizó en el convenio de arrendamiento celebrado en 1903 entre el primer presidente cubano Tomás Estrada Palma y el presidente norteamericano Theodore Roosevelt. Y se mantuvo bajo la jurisdicción de EE.UU. (aunque con reconocimiento de la soberanía cubana) en virtud del tratado suscrito entre los dos países en 1934, en el que se renovó el convenio de arrendamiento por plazo indefinido.

Desde enero de 1959 Fidel Castro ha formulado insistentes requerimientos para que se devuelva ese territorio, pero el gobierno norteamericano se ha negado.

Según opinión del líder cubano, en la denominada “crisis de los misiles” de octubre de 1962 -cuando un avión espía U-2 norteamericano fotografió la construcción de rampas de lanzamiento de misiles nucleares soviéticos en suelo cubano- se presentó la gran oportunidad de negociar el retiro de la Base de Guantánamo si el gobernante soviético Nikita Kruschov hubiera tenido “un poquito de ecuanimidad y sangre fría” -en palabras de Fidel- es decir, si no se hubiera asustado tanto con la respuesta militar de Kennedy.

Previa información a las autoridades cubanas, el enclave de Guantánamo fue utilizado por EE.UU. como cárcel de los miembros de Al Qaeda, a raíz del atentado terrorista contra las torres gemelas de Nueva York.

Y las autoridades cubanas ofrecieron toda la cooperación necesaria en el combate contra los responsables de los actos del 11 de septiembre que “golpearon de forma repugnante y brutal al pueblo de los Estados Unidos”.