Vicente Albornoz Guarderas

El cronograma de la recesión

valore
Descrición
Indignado 29
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 14

¿Cuándo va a llegar la crisis? Nadie puede predecir el futuro, pero si analizamos los anteriores episodios de contracción en épocas de dolarización, se puede calcular que el PIB estará cayendo para fines de este año.

Desde que nos dolarizamos, hemos tenido ya dos recesiones, ambas causadas por una caída en el gasto público, problema originado (tanto en el año 2008 como en el 2014) en una reducción del precio del petróleo. En ambos casos, el problema se agravó por la creciente dependencia de la economía ecuatoriana del precio del petróleo, porque hoy, luego de 10 años de políticas económicas erradas, nuestra dependencia del petróleo es más alta que en esas remotas épocas en las que había empresas privadas invirtiendo.

Por lo tanto, es interesante ver como fue la cronología del “dominó” de caída del precio del petróleo, reducción del gasto público y contracción de la economía.

En el 2008, el precio del barril ecuatoriano empezó a caer hacia mediados de año, pero la fecha importante parecería ser octubre 2008 cuando rompió la barrera de los USD 75 actuales (ajustados por inflación), o sea, ahí el precio cayó por debajo de lo que parece ser una barrera importante. En ese momento el gobierno tenía abundantes ahorros y pudo recurrir a nuevo endeudamiento, de manera que logró aplazar la contracción del gasto público hasta el segundo trimestre del año 2009. Un trimestre más tarde (tercero del 2009) el PIB se contraía y el país entraba en su primera recesión en dolarización.

En otras palabras, desde la caída del precio del petróleo fueron necesarios dos trimestres para que el gasto caiga y uno adicional para que la economía se contraiga.

En 2014, el barril cayó por debajo de los USD 75 en noviembre, pero el gobierno ya no tenía ahorros y el gasto empezó a caer sólo dos trimestres más tarde (2015.2) y, nuevamente, un trimestre después la economía empezó a contraerse. La cronología fue bastante similar, pero ante la ausencia de ahorros, la caída del gasto fue más rápida.

Hoy, en 2017, un barril de más de USD 75 es un lejano recuerdo de épocas dispendiosas, pero ese alto precio fue reemplazado por un agresivo endeudamiento que llevó a la deuda pública a crecer algo más de 10 000 millones en el último año y medio. Pero todo indica que esa abundancia de créditos terminó y que el gasto empezará a caer en este trimestre, o sea, el tercero de 2017.

Eso significaría que la economía va a contraerse a partir del último trimestre de este año, con lo cual estaríamos entrando en la tercera recesión desde que nos dolarizamos. O quizás sea simplemente la continuación de la recesión del 2015, a la que gracias a la deuda contraída por una campaña electoral se logró disimular por tres trimestres. En cualquier caso, habrá una contracción.