20 de August de 2010 00:00

LA TRANSPARENCIA POLICIAL

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

La Policía ofreció disculpas y eso es una buena noticia, pero la transparencia debe ser conducta permanente en una institución crucial cuando la sociedad atraviesa un severo problema de seguridad.

El 25 de julio, el ciudadano Omar Vidal fue golpeado por varios agentes del orden. Según su testimonio había efectuado una llamada de auxilio, ya que minutos antes lo habían asaltado. El patrullero tardó en acudir y -siempre según Vidal- no le creyeron su historia.

El hecho fue grabado por el sistema de vigilancia ciudadana Ojos de Águila, que registró sus desesperadas llamadas de auxilio, y la institución policial se disculpó. Más allá de las sanciones a las que debe someterse a los investigados, es indispensable la acción de la justicia para sentar precedentes. Preguntamos qué hubiese ocurrido si la escena no se grababa en cámaras.

La Policía pide que se denuncie, pero la verdad es que la gente no tiene la confianza que debiera inspirar un uniformado que se supone es un servidor público de primer orden y cuya labor es vital para vivir en colectividad. Un alto mando dice que muchos policías dados de baja son restituidos por resoluciones judiciales.

El Relator de Naciones Unidas dijo, entre otras críticas formuladas a mediados de julio, que la Policía no debe investigarse a sí misma. Criticó que la institución atribuya algunos asesinatos a ajustes de cuentas. Se han denunciado atentados a los derechos humanos en detenciones a ciudadanos extranjeros. En esta materia, la capacitación, por importante que sea, no parece suficiente. Hay que evitar los oscuros episodios del pasado.

Se debe resaltar que se anuncien severas sanciones ante los casos de sicariato descubiertos en filas policiales. Sólo la transparencia permanente puede restablecer confianza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)