Sangre y terror en París

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2

Dos escenarios distintos fueron escogidos por los terroristas para sus atentados sangrientos: un estadio y una sala de fiesta.

Las decenas de muertos vuelven a sembrar en una capital europea el desconcierto, el temor, la zozobra.  Es el golpe al corazón de las sociedades libres y civilizadas, como antes aconteció en Nueva York, Madrid o Londres.

El Estadio de París, donde jugaban las selecciones de Francia y Alemania, fue el primer escenario. El presidente de Francia, François Hollande, fue evacuado de inmediato. Luego se resolvió cerrar las fronteras francesas y se pide a la gente que se quede en casa. Ganan el miedo y el terror.

Un día antes, un sangriento atentado en el Líbano ponía en evidencia la sevicia entre grupos islámicos. Esta vez, los sunitas del Estado Islámico atentaron contra otro grupo terrorista: Hezbolá, chiíta.

La Agencia France Press informó que fuentes del Gobierno de Estados Unidos dan por seguro haber ultimado al cabecilla terrorista del Estado Islámico, Muhammed Emwazi, alias ‘John el Yihadista’, responsable de decapitar en cámaras
a periodistas estadounidenses.

El Estado Islámico (EI), además, amenazó a Rusia como su próximo blanco, en vista de la decisión del presidente Vladimir Putin de atacar sus posiciones en defensa de la estabilidad del dictador laico de Siria, Bashar al Assad, acosado por el EI y con una larga guerra civil.

El balance es otra vez el dolor, la perplejidad. La globalización tiene virtudes pero también el terror se globaliza.