4 de May de 2010 00:00

PICO Y PLACA, UNA PRUEBA CÍVICA

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los autos particulares empezaron a circular más temprano que de costumbre. Ayer entró en vigor, por primera vez en la historia de la capital, la medida restrictiva a la circulación vehicular.

Cuando el reloj marcó las 07:00, los vehículos cuyas placas terminan en los dígitos 1 y 2 no circularon en el perímetro urbano del Distrito Metropolitano de Quito. De igual forma, desde las 16:00 hasta las 19:30, la restricción volvió a aplicarse.

Los primeros datos del control matutino dijeron que 50 conductores recibieron multas por irrespetar el proceso.

Hoy, la rutina continúa, esta vez con las placas cuyo número terminal sea 3 y 4. Un día por semana y durante 6 horas los autos privados no pueden circular. Se intenta disminuir la insoportable presión causada por el elevado parque automotor y aliviar en algo la contaminación.

En general, la medida fue aceptada. Los primeros reportes que recogieron los periodistas de EL COMERCIO decían que fluyó la circulación, que se registró un mayor volumen de tránsito en el corredor periférico (en la av. Simón Bolívar) y que los principales problemas se registraron en los altos niveles de saturación del transporte público y sus sempiternas quejas: aglomeración de pasajeros, malos tratos a los usuarios, problemas de seguridad en las paradas y buses en mal estado. La demanda de taxis subió. Además, la hora pico se amplió (más temprano y más tarde) y aún falta sincronismo en los semáforos.

Muchos quiteños y vecinos de la capital se verán obligados a modificar horarios de trabajo y circulación y a buscar modos de transporte alternativo. Una disposición de esa naturaleza, al cambiar los hábitos de toda una ciudad, pone a prueba la inventiva, pero sobre todo, el sentido cívico. Es pronto para hacer un balance que queda pendiente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)