El país que deja el Papa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 99

El fin de la primera visita de un ­Papa latinoamericano al Ecuador, para seguir a tierras de Bolivia y Paraguay, nos vuelve al país polarizado de los últimos tiempos.

Lo ideal -no siempre posible-sería que los mensajes de uno de los líderes espirituales más importantes del planeta fueran asumidos por la sociedad y sus representantes con madurez.

Las palabras de paz, el pedido claro de diálogo sin exclusiones, la idea de un pueblo que está de pie con dignidad, el llamado de respeto a la naturaleza y la metáfora para decir que solo Jesús tiene luz propia, tuvieron impacto profundo.

El papa Francisco también resaltó valores doctrinarios sobre la familia y dio un mensaje sobre el papel de la evangelización - lo único revolucionario, dijo-, en las dos homilías de las misas campales que ofició en Guayaquil y Quito.

Luego de este paréntesis, y más allá de buscar las más variadas interpretaciones interesadas que siempre caben alrededor de sus mensajes, quienes se proclaman seguidores de sus enseñanzas y abogan por el diálogo debieran recabar sus mejores propósitos, frente a las di­ficultades de la hora presente.

El debate político crispado debiera reemplazarse por el respeto y la inclusión de las ideas de los otros. Avanzar en los esfuerzos por derrotar la pobreza lacerante solo es posible respetando las reglas del juego y gestando desde el poder una atmósfera de respeto. Ese espacio demanda tanto voluntad como rectificaciones necesarias para el bien superior de la paz y la vida en democracia.