El IESS en el 2016

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 100
Triste 3
Indiferente 6
Sorprendido 2
Contento 16

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se mostraba hasta hace poco como la cara amable de la gestión estatal.

La mejora de la infraestructura y de los servicios fueron algunas de las razones. La siempre deseable ampliación de la cobertura, sin embargo, puso en problemas a la entidad al salirse de control.

Para el año 2016 la situación se ve complicada. En el ámbito del Banco del IESS (Biess), la compra de bonos del Estado constriñe los recursos que debieran ir a los préstamos para vivienda, una de las mejores tarjetas de presentación del Régimen en años de bonanza.

Otro tema de reciente decisión es el destino de los dineros del fondo de pensiones hacia el fondo de salud. Es verdad que creció el número de afiliados -y eso es positivo- pero no crecieron de modo proporcional los recursos. Eso cambió la historia, al punto que algunos expertos creen que peligra el fondo de pensiones.

La información que divulgó EL COMERCIO muestra las dificultades para conseguir dinero y cubrir las pensiones jubilares en el año que se iniciará.

Según los datos, falta un total de USD
1 738 millones para que el IESS afronte los pagos de las pensiones.

Los jubilados son la razón de ser del Seguro Social y ahora no hay total claridad sobre la cobertura de sus pensiones.

Es verdad que el IESS tiene activos improductivos; el inventario es grande y se intentará vender parte de ellos para lograr liquidez. Un objetivo difícil, cuando a la economía le falta liquidez. El IESS también apostará a la desinversión.