Una campaña de altura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 24

A algo más de dos meses del cierre de las inscripciones de las candidaturas presidenciales y de la Asamblea el panorama se empieza a calentar.

El país no está para juegos y se demanda de ideas claras y propuestas sanas. Planes y programas que reflejen de todos los candidatos a dirigir el país y a representarnos posturas sinceras, responsables y viables para superar el sinnúmero de problemas existentes.

Durante varios años, la polarización ha sido la huella de la política. Las diferencias entre grupos, gremios y autoridades se han ahondado y muchas veces se ha llegado a extremos inaceptables de intolerancia.

Nadie desconoce que el debate político debe ser arduo y que se pueden sostener posturas contrapuestas.

Sin embargo, no están bien episodios como el vivido el sábado cuando un partido político de oposición programó la posesión de su nueva directiva y grupos de personas que eran detractores los esperaron con pancartas y gritos de rechazo generando un clima hostil, lo cual debemos rechazar.

Todos los ecuatorianos tienen derecho a expresar sus ideas, a organizarse y reunirse, y a formular críticas al poder o cuestionamientos para las distintas tendencias de oposición. Es esa la naturaleza humana y la lid política. Pero esa confrontación debe ser de altura, jamás pasar a los agravios y nunca llegar a episodios enojosos, máxime cuando urgen cambios económicos y reformas en pro de una vida en democracia.