11 de June de 2011 00:02

LAS OBRAS Y LA PACIENCIA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El complejo entramado vial de una ciudad construida en una topografía poco propicia, las decenas de obras dispersas y la falta de celeridad en los trabajos tienen a los vecinos de Quito con los pelos de punta.

La Municipalidad y sus personeros piden paciencia. Pero es cada vez peor la complejidad de la circulación. Las calles están atestadas a toda hora, inclusive durante los lapsos de vigencia del pico y placa.

Mientras se aguarda una nueva resolución del Concejo Municipal frente al pico y placa y se estudian alternativas como ampliar la restricción, el tráfico se ha caotizado. Los usuarios pierden su tiempo, y el tiempo es dinero en una sociedad que debe movilizarse para trabajar y generar recursos para la subsistencia.

Lo más grave es que no se han propiciado alternativas, como se ofreció para mejorar el transporte público con un servicio de calidad y seguridad. Los corredores del sur operan a medias, pero los buses particulares siguen circulando por las vías laterales. Entonces el beneficio de esa millonaria obra no se siente.

Ahora el Cabildo emprendió una larga obra en la avenida Simón Bolívar. Se anuncia que los trabajos en la vía del trole en un sector de extrema complejidad tardarán 52 días en 1,5 kilómetros; no hay dinero para trabajar en la noche o el fin de semana. Además, se realizan varias obras a la vez en una misma zona, como sucede en el centro-norte.

Ante la poca celeridad de la obra municipal, la reacción ciudadana tampoco es la mejor. El mal humor y la búsqueda de culpables en las autoridades no solucionan nada.

Mientras exigimos al Municipio que trabaje a prisa y bien, los ciudadanos también debemos poner de parte buscando soluciones de transporte solidario y quitando esa presión adicional fruto de la crispación general.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)