Un revés para Obama

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 10
Sorprendido 4
Contento 0

Cuando los presidentes cumplen su segundo mandato consecutivo empiezan a experimentar síntomas de desgaste.

Es una lógica normal, nunca categórica, pero que se repite con frecuencia. Las elecciones de medio tiempo denotan un agotamiento y la inercia pendular muestra posibles cambios en las presidenciales del 2016 en Estados Unidos.El martes, la administración del presidente Barack Obama, quien ganó las elecciones presidenciales hace seis y dos años, respectivamente, sufrió un revés en los comicios parlamentarios.

Las dos cámaras legislativas contarán con mayoría republicana (conservadores), por ende el Gobierno de los demócratas ( liberales de centro), que quedan en minoría, podría sufrir bloqueos.

En la Cámara Baja, 242 legisladores serán de derecha y 175 de centro, en el avance de conteos y asignación de escaños provisional. Los republicanos tienen mayoría significativa. Lo propio ocurre en el Senado. De un total de 100 legisladores al menos 52 son republicanos.

Republicano y Demócrata son los dos grandes partidos, aunque no los únicos. Las demás fuerzas no tienen representación en curules ante una estructura que favorece a los partidos mayoritarios y anula a las minorías políticas.

Los próximos dos años serán complejos y los proyectos del presidente Obama podrían sucumbir ante la mayoría.

Pese a estar pendiente la definición de las precandidaturas que terciarán en las elecciones primarias de ambos partidos, hay cambio de rumbo político a la vista.